Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvarez (UGT): "Una huelga general no se puede descartar nunca"

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha afirmado este viernes que una huelga general "no se puede descartar nunca", pero ha precisado que no es el instrumento en el que están pensando ahora los sindicatos para hacer reaccionar al Gobierno.
"Estamos en un proceso de movilizaciones creciente y estoy seguro de que el Gobierno, más pronto que tarde, llegará a la conclusión de que la negociación no es una foto ni un paripé y se sentará a negociar", ha señalado Álvarez en declaraciones a RNE y a la cadena Cope recogidas por Europa Press.
El dirigente sindical ha denunciado que el Ejecutivo "está mucho más cómodo" negociando el techo de gasto con el PSOE y haciendo alcaldadas poco meditadas que sentándose en una mesa y hablando con los sindicatos de los temas a fondo", ha precisado.
Álvarez ha subrayado que los sindicatos quieren "que eso se acabe" y que el Gobierno sea consciente de que si sigue ignorando a los representantes de los trabajadores y las necesidades sociales, a los sindicatos "sólo les queda la calle".
"Si de verdad queremos que este proceso tenga efectos positivos y pasemos del diálogo a la negociación y de la negociación al acuerdo los agentes sociales tenemos un papel muy importante. Si no tenemos ninguna posibilidad de incidir en algunos temas, sólo nos queda la calle", ha insistido.
Además, Álvarez ha recordado al Gobierno que negociar con los sindicatos puede dar lugar a acuerdos más estables y positivos porque, a diferencia de las formaciones políticas, ellos no están condicionados por la coyuntura política y de partido.
El líder de UGT se ha referido precisamente a uno de los acuerdos que ha alcanzado el Gobierno con el PSOE sin la intervención de los agentes sociales: la subida del salario mínimo en un 8% para 2017. Aunque ha reconocido que nadie se esperaba que el Ejecutivo fuera llegar a esta cifra, Álvarez cree que "tiene poco sentido" no hablar de un plan para el salario mínimo a más largo plazo, para toda la legislatura, y no contar para ello con los agentes sociales.
"Tengo la absoluta seguridad de que es un tema que apareció en el último segundo y que fue la guinda del pastel de un tema que le preocupaba más al PSOE: el déficit y el techo de gasto", ha explicado.
SENTIR "EL ALIENTO EN EL COGOTE".
De momento, dado el mal inicio que a juicio sindical ha tenido el proceso de diálogo social, UGT y CC.OO. han empezado a movilizarse, con concentraciones y manifestaciones desde ayer hasta el domingo, para que el Gobierno se dé cuenta de que ésta es "una legislatura para recuperar derechos y no destruirlos", en palabras de Álvarez.
El líder de UGT confía en que, con estas movilizaciones, tanto el Gobierno como los Grupos Parlamentarios "empiecen a sentir el aliento en el cogote" para tomar iniciativas, negociadas, que ayuden a repartir de manera equitativa la riqueza del país.
Preguntado por si Podemos no les ha robado la calle a los sindicatos, Álvarez ha subrayado que ellos "no van a competir con nadie y que van a coger su propio peso".
"(Los sindicatos) venimos de unos años difíciles y complicados. Nos ha costado mucho levantar la cabeza, pero ahora estamos, y veo a los trabajadores y especialmente a los afiliados a UGT con mucha ilusión y ganas", ha subrayado.