Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alstom cree que la inestabilidad política no afectará al macrocontrato de Renfe

El presidente de Alstom en España, Antonio Moreno, cree que la falta de Gobierno no afectará al macrocontrato de suministro de 30 nuevos trenes de alta velocidad de Renfe, que continúa pendiente de adjudicación y cuyo plazo de resolución puede alargarse hasta julio de 2017.
Según Moreno, la ausencia de Gobierno "no puede afectar porque Renfe necesita esos trenes", aunque el proceso podría ralentizarse. En su opinión, la operadora ha seguido creciendo incluso durante la crisis, por lo que tiene constancia de que el proceso "continúa" y "no debería retrasarse por motivos políticos".
A pesar de que la inestabilidad tampoco está afectando a los buenos resultados de Alstom, puesto que el 75% de sus pedidos son exportados, su presidente ha reconocido que sí podría afectarle a largo plazo, ya que "si la inestabilidad se prolonga y no conseguimos referencias en España, será muy difícil seguir exportando".
"Hemos tenido éxito internacional, pero también necesitamos inversión española, porque lo primero que piden los clientes son referencias y experiencia", ha advertido.
Por el momento, permanece a la espera de lo que sería el mayor contrato a nivel nacional y centra su estrategia para el próximo ejercicio en la innovación.
SOLUCIONES INNOVADORAS
En este sentido, Alstom pretende incrementar los 6.900 millones de euros procedentes de ventas obtenidos en su último ejercicio hasta los 10.000 millones en 2020, para lo cual seguirá apostando por la digitalización, la impresión 3D en la fabricación de piezas y los proyectos de sensorización de los procesos productivos para hacer predicciones y mejorar la productividad y ventas.
"O estamos innovando continuamente o nos come la competencia", ha recalcado Moreno, que pretende que la planta de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) se convierta en la primera fábrica 4.0. En este contexto, uno de los objetivos de la compañía es que el 30% de las ventas de los próximos años procedan de productos innovadores.
La estrategia de Alstom también contempla aumentar la seguridad de los pasajeros, apostando por sistemas de vigilancia y megafonía integrados en un sistema central. Actualmente, está desarrollando sistemas de reconocimiento facial y de detección prematura de robos.
A través de la mejora de la competitividad y de la excelencia operativa, espera que los ahorros en los sistemas de compras alcancen los 250 millones de euros anuales. "Nos centraremos en seguir mejorando la competitividad, entregar a tiempo lo que nos hemos comprometido y hacerlo con calidad", ha explicado.
Por otra parte, la compañía ha puesto de manifiesto el valor añadido de contar con trabajadores de 26 nacionalidades diferentes en España. Además, de sus 21.000 empleados a nivel mundial, el 20% son mujeres, y ya trabajan para hacer el sector atractivo y que la proporción crezca hasta el 25% a nivel de grupo y al 35% en España.
Bajo estos objetivos, Alstom pretende posicionarse como actor primario del sector en todas las regiones. Actualmente, ocupa el segundo puesto en América, en Oriente Medio y África, en Asia Pacífico y Asia Central y es el tercer actor principal de Europa.