Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña niega que haya niños desnutridos salvo casos "puntuales"

Detectan caries y caída de dientes en niños por alimentación insuficiente y poco adecuadaInformativos Telecinco

La consellera de Bienestar Social y Familia de la Generalitat catalana, Neus Munté, ha afirmado que todos los niños catalanes tienen cubiertas sus necesidades alimentarias básicas, aunque ha admitido casos "puntuales" de desnutrición, y ha subrayado que todos los menores estarán atendidos también en verano, pese a no disponer del recurso del comedor escolar.

"No tenemos constancia de que tengamos cifras de desnutrición que nos deban preocupar, más allá de casos puntuales", ha manifestado Munté en una entrevista de Europa Press, en la que también ha destacado la coordinación del Govern, los ayuntamientos y las entidades sociales para atender las necesidades nutricionales de los niños cuyas familias no puedan garantizarles un sustento.
La consellera, que ha pedido que no se genere una alarma social con esta cuestión, ha explicado que en Cataluña siempre ha existido una pobreza infantil estructural del 16%, que no se ha logrado erradicar en periodos de bonanza económica, y que este colectivo "siempre ha estado atendido todo el año, evidentemente también en verano".
Así, ha concretado que, como todos los años, el Govern seguirá prestando especial atención, también en verano, a todos los niños vulnerables que disponen de una beca comedor de entre el 75% y el 100% del importe total: "Esto no cambia porque haya vacaciones. Trabajaremos del mismo modo para garantizar el acceso a los elementos más básicos", ha dicho.
Munté ha pedido que se tenga en cuenta la diferencia entre los términos desnutrición y malnutrición: "No siempre tenemos los mejores hábitos saludables cuando comemos, lo que deriva en casos de malnutrición que no se deben a causas económicas, sino a la falta de tiempo y a las costumbres, algo que también ocurre en familias con recursos".
Conlleva graves carencias alimentarias, algo que puede tener repercusiones en el bienestar y la salud de las personas, especialmente niños y ancianos, ha explicado Munté, que ha subrayado que en Cataluña hay "pocos casos de este tipo", que se producen en entornos económicos muy deprimidos y de aislamiento social.
"Entre la malnutrición y la desnutrición existe un margen muy grande que no hemos agotado aún", ha aseverado la consellera, que ha destacado que una de las prioridades del Govern es que todos los menores tengan sus necesidades cubiertas, objetivo en el que contribuyen entidades como Cáritas y Creu Roja, que alimentan a más de un millar de menores.
"Hay personas que viven en situaciones de aislamiento total, que no salen de casa o que viven en una caravana", ha valorado Munté, que ha admitido que seguro que existen problemas de desnutrición y de malnutrición en este tipo de circunstancias de complicada detección.
Al margen de estos casos, "todas las familias y personas que están en contacto con los servicios sociales y tienen una vida más o menos normalizada tendrán cubiertas sus necesidades básicas", ha manifestado Munté.
Plan piloto
Munté ha recordado que el Govern pondrá en marcha este verano un nuevo programa piloto con el que repartirá desayunos y meriendas en una veintena de centros cívicos que son titularidad de la Generalitat, una iniciativa que beneficiará a 650 niños de entre 4 y 12 años.
Además de garantizar desayunos y meriendas, con este programa, bautizado como 'Jugar y leer', también se fomentarán hábitos saludables y se realizará un acompañamiento socioeducativo de los pequeños.