Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Albella ha trabajado para seis compañías del Ibex en los dos últimos años

El candidato del Gobierno a presidir la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha trabajado dando asesoramiento a seis empresas del Ibex en los últimos dos años, según ha explicado durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados.
"En el último año únicamente he trabajado para cuatro empresas del Ibex y en el caso de dos de ellas para temas de muy relativa menor significación. En el año anterior, para dos más y en uno de los caso en un asunto relativamente menor", ha precisado sin dar nombres de las compañías afectadas.
Por ello, augura que los casos en los que existirá conflicto de interés durante su mandato al frente de la CNMV y en los que tendrá que abstenerse van a ser "poco frecuentes y puntuales", al tiempo que ha recordado que el nivel de abstención afecta a todos los miembros del consejo del supervisor.
Albella ha reconocido que ha tenido una actividad laboral muy intensa, por lo que no niega que "muy probablemente" él sea uno de los principales candidatos a abstenerse de vez en cuando.
El candidato también ha señalado que durante los dos últimos años también ha trabajado para cinco empresas cotizadas que no forman parte del selectivo grupo de los 35. "Hay como 150 si contamos las del Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Sin ellas, hay unas 120. En términos porcentuales, los casos afectados por naturaleza serán pocos", ha justificado.
APLICAR LA LEY
En cualquier caso, Albella ha garantizado que, si entra en conflicto de interés, se abstendrá porque su compromiso será aplicar la ley "rigurosamente" en este punto.
Por otra parte, el aspirante a presidir el supervisor de los mercados ha apuntado que en el caso de estar un mandato al frente de la CNMV saldría de la institución con 62 años, a los que se deberán sumar dos más por incompatibilidad.
De ser presidente cuatro años, acabaría su carrera en la comisión con 66 años, más dos años de incompatibilidad, una circunstancia que cree que disipa las dudas acerca de cualquier intención de utilizar la CNMV como plataforma.
"Tengo vocación de servicio público. La he satisfecho solo parcialmente en la primera etapa de mi vida profesional, siempre me he quedado con esa inquietud y voy a llegar al puesto, en el caso de que sea nombrado, con gran ilusión y para satisfacer esa vocación de servicio público plenamente", ha afirmado.
Finalmente ha recordado que las funciones del presidente de la CNMV "son muy amplias": dirige y coordina a los altos directivos de la institución, tiene un papel muy relevante en los foros internacionales, es el jefe de personal, participa en el diseño de la estrategia, por lo que las veces que se tenga que abstener de tomar decisiones serán "escasas y puntuales".