Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Albella presentará garantías para evitar conflicto de interés al asumir la presidencia de la CNMV

El candidato del Gobierno a presidir la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, presentará en la Comisión de Economía del Congreso, que tendrá lugar esta tarde, una serie de garantías para evitar el conflicto de intereses entre su antiguo puesto en Linklaters y el cargo que desempeñará en el supervisor.
Así lo ha adelantado el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, en respuesta a una pregunta formulada por el diputado socialista Pedro Saura en el pleno del Congreso.
"Esta tarde el candidato irá a la Comisión de Economía y va a plantear un montón de garantías desde el punto de vista de evitar el conflicto de interés con el despacho de abogados en el que trabajaba, incluida la de que no volverá nunca a dicho despacho", ha señalado Guindos.
El titular de Economía ha explicado que el Gobierno ha propuesto a Albella siguiendo los criterios establecidos en la Ley del Mercado de Valores aprobada por el PSOE, que suponen buscar a una persona "competente y experta en el mercado de valores".
"Presentamos una persona que no tiene ninguna connotación política y que es un experto profundo del mercado de valores", ha añadido el ministro, que ha recordado que el PSOE se opuso al nombramiento de la expresidenta de la CNMV Elvira Rodríguez al tener un perfil político.
CONFLICTO DE INTERÉS
Por su parte, Saura ha afirmado que el PSOE no tiene dudas sobre la capacidad profesional de Albella, pero sí sobre su perfil, debido a que en los últimos 25 años se ha dedicado a asesorar empresas cotizadas.
"Dudamos del perfil y de que pueda hacer eficazmente su función. En realidad es un conflicto de interés probablemente permanente, andante, una puerta giratoria al revés", ha manifestado el diputado, quien ha apuntado que en el 90% de las decisiones que Albella tendrá que tomar como presidente, deberá abstenerse.
A renglón seguido, el socialista se ha preguntado qué cosas tienen que suceder en la economía española para cambiar el funcionamiento y el nombramiento de los órganos reguladores y supervisores, citando el rescate financiero o los casos de ventas de preferentes.
A su juicio, es necesario reformar el modo de nombrar a estos directivos, aprobar una nueva legislación y una nueva gobernanza. "Esto es lo que va a proponer el PSOE en esta Cámara", ha adelantado, al tiempo que ha echado en cara al ministro que el Gobierno haya apostado "por el pasteleo y no por la regeneración económica y democrática que la sociedad necesita" con el nombramiento de Albella.
MAYOR TRANSPARENCIA Y PROFESIONALIDAD
Tras escuchar a Saura, Guindos ha considerado que la crítica del PSOE no depende tanto de las características de las personas como de "la falta de criterio desde el punto de vista de la elección" y ha insistido en que Albella es "una persona sin ninguna connotación política y un experto en el mercado de valores".
Por otra parte, el titular de Economía se ha mostrado de acuerdo con los socialistas en que es necesario mayor transparencia, profesionalidad e involucración desde el punto de vista del Parlamento en el nombramiento de estos directivos, pero también ha afirmado que es importante tener "un criterio claro" por parte del PSOE y tener un "interlocutor estable y fiable".
"Para llegar a los compromisos yo estoy absolutamente abierto con todos ustedes, pero, por favor, mantengan ustedes un planteamiento constante y estable al respecto", ha pedido el ministro.