Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AkzoNobel rechaza la tercera oferta de compra planteada por PPG

La multinacional holandesa AkzoNobel, especializada en pinturas y productos químicos refinados, ha rechazado la tercera propuesta de compra planteada por su rival estadounidense PPG al considerar que su estrategia como empresa independiente es "superior" y que los 26.900 millones de euros ofrecidos infravaloran a la compañía.
AkzoNobel ha llegado a la conclusión de que su propia estrategia ofrece una ruta de crecimiento y creación de valor a largo plazo "superior" y va en el mejor interés de las partes interesadas.
El pasado 24 de abril, PPG realizó un tercer acercamiento a AkzoNobel, valorando a la compañía en 26.900 millones de euros, una cifra que representa una mejora del 16,5% respecto a la primera oferta de compra, planteada el pasado mes de marzo, incluyendo el pago de 61,50 euros en efectivo y la entrega de 0,357 acciones de PPG por cada título de la holandesa.
"La propuesta de PPG infravalora a AkzoNobel, contiene riesgos significativos e incertidumbres, no ofrece compromisos significativos a las partes interesadas y demuestra falta de entendimiento cultural", afirmó Ton Buchner, consejero delegado de AkzoNobel.
La dirección de la compañía holandesa señala que la propuesta de PPG genera significativos riesgos para miles de empleos en todo el mundo sin ofrecer compromisos ni evidencias de que los trabajadores de AkzoNobel vayan a tener algún beneficio en caso de pasar a formar parte de PPG, así como tampoco existen indicaciones sobre cómo se verán afectados los acuerdos laborales existentes, una cuestión en la que "PPG no hace ningún compromiso significativo".
En este sentido, AkzoNobel apunta que la declaración de PPG de que no trasladará ninguna fábrica desde Europa a EEUU "carece esencialmente de significado", ya que muchos productos de AkzoNobel son manufacturados y distribuidos muy cerca de los mercados donde operan por la propia naturaleza de los productos, por lo que "la propuesta no se compromete respecto al potencial cierre de fábricas".
"Por contra, AkzoNobel ha esbozado una estrategia atractiva para acelerar el crecimiento y crear valor", añadió el consejero delegado de AkzoNobel, subrayando la claridad del marco temporal y la ausencia de riesgos sustanciales de esta opción en comparación con la propuesta de la estadounidense.