Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Airbnb recurrirá la multa y critica al Ayuntamiento de Barcelona por optar por el conflicto

Afirma que el exdirectivo que ofreció su piso alquilado ya no está en la empresa y se retiró dicho anuncio
Airbnb ha anunciado este lunes que recurrirá el expediente sancionador de 600.000 euros que el Ayuntamiento de Barcelona le ha interpuesto y la multa de la misma cuantía --la máxima permitida por ley-- que podría recibir por ofertar pisos turísticos ilegales en la ciudad.
En un comunicado, la plataforma ha lamentado la decisión tomada por el consistorio y ha añadido que están "profundamente entristecidos por las declaraciones falsas hechas por el Ayuntamiento".
Airbnb ha asegurado que está trabajando con más de 100 gobiernos para conseguir regular el 'home sharing' --compartir la vivienda-- y que ya lo ha hecho con más de 300: "Nos parece frustrante que Barcelona no sea uno de ellos".
Ha defendido que tiene "tolerancia cero con los malos actores" y que trabaja con autoridades de todo el mundo para eliminarlos de la plataforma, que tuvo 69.000 usuarios en Barcelona la semana pasada y 1,3 millones durante 2016.
El 'home sharing', aseveran, es una manera sostenible de viajar que asegura el reparto de beneficios entre muchas partes: "Los anfitriones locales se quedan con el 97% del precio de la reserva", añaden.
El Gobierno de Barcelona ha planteado este lunes que pedirá a la Generalitat que la ley permita multas más elevadas que los 600.000 euros anunciados por reincidencia y ha acusado a la empresa de encubrir a "posibles redes" organizadas que se dedican a alquilar pisos turísticos sin licencia.
ALIADO DE BARCELONA
Airbnb ha expuesto que quiere ser "un buen aliado de Barcelona" y que quiere trabajar con el Ayuntamiento para establecer reglas que distingan a pequeños caseros que comparten su hogar de operadores profesionales que buscan negocio.
Sin embargo, ha lamentado haber puesto "ofertas firmes y generosas sobre la mesa" que el Gobierno municipal ha rechazado, algo que interpretan como una apuesta del Ayuntamiento por el conflicto por encima del acuerdo.
"Esta es una oportunidad perdida que crea más confusión y frustración entre las familias locales", ha recordado la firma.
Sobre el exdirectivo de la compañía al que el consistorio ha acusado de ofrecer su piso alquilado como turístico mientras trabajaba en Airbnb, la plataforma ha explicado que ya no trabaja en la empresa, "por lo que se trata de un asunto personal para él".
Asimismo, ha informado de que el anuncio de dicho piso fue retirado de la plataforma en 2016, por lo que ya no está disponible.