Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adif deja en suspenso su 'macrocontrato' de seguridad y vigilancia de 123 millones

Tras presentar el sindicato USO un recursos a los pliegos del contrato
Adif ha dejado en suspenso el concurso público que abrió a mediados del pasado mes noviembre para contratar los servicios de vigilancia y seguridad de todas sus estaciones de tren y del resto de instalaciones para los tres próximos años (2017-2019), estimado en 123,10 millones de euros, tras presentar USO un recurso contra los pliegos del proceso.
El sindicato considera que las condiciones fijadas para participar en el concurso "facilitaban el acceso de empresas 'piratas' a este contrato", según informó la formación.
Tras presentar USO el recurso el pasado 22 de noviembre, a través de su Federación de Trabajadores de Seguridad Privada (FTSP-USO), Adif publica este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el anuncio de que se deja en suspenso el procedimiento de contratación.
Así, las fecha de presentación de ofertas al contrato por parte de las empresas interesadas, fijada para el próximo 30 de diciembre, quedan aplazadas.
Adif licitó en noviembre el contrato de servicios de seguridad y vigilancia de sus estaciones e instalaciones dividido en seis lotes, en función de las las distintas áreas geográficas.
El importe de cada lote oscila entre los 5,24 millones correspondientes a los servicios de seguridad para todas las instalaciones del Norte del país y los 16,88 millones a los que ascienden las del centro.
SEGUNDO GRAN CONTRATO DE SEGURIDAD.
Se trata del segundo gran contrato del ámbito de los servicios de seguridad y vigilancia que se fallará en el sector ferroviario en un año, dado que a comienzos de este ejercicio Renfe adjudicó su correspondiente contrato de seguridad, también por un plazo de tres años y por importe de 173 millones de euros.
En el caso de la operadora, el contrato también se repartió en distintos lotes, que se repartieron entre un total de nueve compañías, concretamente Eulen, Prosegur, Ombuds, Segur Ibérica, Garda Servicios de Seguridad, Mega 2 Seguridad, Protección y Seguridad Técnica, Servicios Integrales de Seguridad y Transportes Blindados.