Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes acusa a Colau y a Stop Desahucios de apoyar a "grupos proetarras"

Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior y Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en MadridEFE

La delegada del Gobierno de Madrid, Cristina Cifuentes, ha acusado este lunes a la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Ada Colau, de haber apoyado a Bildu, a Sortu y a otros grupos "proetarras" y de emprender una "estrategia política radical" a partir del movimiento antidesahucios.

"Ada Colau y las personas que están la plataforma anti desahucios han manifestado su apoyo, en determinadas ocasiones, a Bildu, a Sortu y a esos grupos que a mi modo de ver y el de muchos españoles tienen que ver con el entorno de ETA", ha asegurado, en una entrevista en Radio Nacional, la delegada del Gobierno, quien también ha acusado a este grupo de llevar a cabo "una estrategia política radical", aprovechando la cuestión de los desahucios.
En este sentido, Cifuentes ha considerado que la PAH no es solo un grupo que está apoyando a las personas desahuciadas, sino que también "está siguiendo una estrategia política bastante radical". "Yo sí creo que hay intereses políticos en todas estas cuestiones, sino que alguien me explique por qué de repente el acoso se centra exclusivamente en políticos del Partido Popular", ha añadido.
De esta forma, la delegada del Gobierno ha distinguido entre el "drama" de las personas que están sufriendo desahucios y a las que "el Gobierno ya está ayudando con diferentes medidas" y "violencia y coacción" que, a su juicio, lleva a cabo este grupo. "Otra cosa es la lucha callejera hasta llegar casi a la kale borroca", ha destacado.
Por último, Cifuentes ha expresado su deseo de que estos "ataques" no se recrudezcan y ha destacado la incompatibilidad entre el derecho a manifestarse con el ejercicio de la violencia y la coacción.