Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Accionistas minoritarios de RBS exigen al banco cambios en el gobierno corporativo

Más de un centenar de accionistas minoritarios de Royal Bank of Scotland (RBS) han impulsado a través de las plataformas ShareSoc y UKSA una propuesta para introducir cambios en el gobierno corporativo de la entidad, en la que el Gobierno británico controla un 72,6%, con el objetivo de aumentar la transparencia y el control de la dirección del banco, priorizando la sostenibilidad a largo plazo sobre enfoques cortoplacistas.
La propuesta, que plantea la creación de un comité de accionistas que incluya representantes de los partícipes de la entidad, deberá ser aprobada en la junta general de accionistas que RBS tiene previsto celebrar el próximo mes de mayo.
"La mayoría de los grandes accionistas son intermediarios que suelen actuar en su propio interés y no en el de aquellos que son los beneficiarios finales, aquellos a quienes representan", indicó John Hunter, presidente de UKSA. "Esto tiene que cambiar y representa un paso adelante", añadió.
Por su parte, Mark Northway, presidente de ShareSoc, declaró que uno de los objetivos de esta petición es impedir que ocurran de nuevo los hechos que tuvieron lugar en RBS, que recibió un rescate de 45.000 millones de libras (52.460 millones de euros) durante la crisis financiera.
"RBS ha estado mal gestionado", señalan las dos plataformas, subrayando que los accionistas a largo plazo han sufrido pérdidas superiores al 95% del valor de sus inversiones desde los máximos alcanzados por las acciones de RBS en 2007.
En este sentido, ShareSoc y UKSA critican el "exceso de cortoplacismo" en vez de priorizar la sostenibilidad a largo plazo y recuerdan el excesivo apalancamiento asumido para comprar ABN Amro en 2007.
Los accionistas minoristas son propietarios de al menos el 12% del mercado de renta variable del Reino Unido y de un porcentaje mucho mayor de manera indirecta a través de fondos de pensiones y de inversión.