Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El AVE ahorra 717 millones de euros al año en contaminación y accidentalidad

Casi la mitad de lo que ahorran todos los trenes de Renfe
Los trenes AVE y Larga Distancia de Renfe ahorran unos 717 millones de euros anuales a la sociedad en costes externos, esto es, por la menor contaminación y siniestralidad que presenta en comparación con otros modos de transporte.
La Alta Velocidad aporta así casi la mitad (el 42%) del ahorro total en costes externos de 1.703 millones de euros que Renfe genera en todo un año, según se desprende del análisis realizado por la compañía correspondiente a 2015.
Después del AVE se sitúa el servicio de Cercanías, que genera ahorros por menor contaminación y siniestralidad por 520 millones. De su lado, los trenes de Mercancías evitan costes en este sentido por 298 millones, y los de Media Distancia (regionales), por 168 millones.
En cuanto al tipo de coste que los servicios de transporte de Renfe ahorran a la sociedad, el grueso proviene de la menor contaminación que genera el transporte en tren respecto a otros modos, que se calculan en 783 millones.
En concreto, la operadora estima que en el ejercicio 2015 el tren evitó la emisión de 3,5 millones de toneladas de CO2 y un consumo de energía equivalente a un millón de toneladas de petróleo.
MENOS ACCIDENTES Y MENOS RUIDO.
El ahorro de costes relacionados con la menor siniestralidad se estima en 681 millones, mientras que otros 170 millones corresponden a reducciones de costes por la menor congestión de la ciudades. Los 69 millones restantes derivan del menor impacto urbano, paisajístico y de ruidos.
Renfe calcula que durante el pasado año hubiera sido necesario realizar 348 millones de viajes en coche, 104.500 vuelos y cuatro millones de trayectos en camión para transportar los 465,2 millones de viajeros y los 20,8 millones de toneladas de mercancía que canalizó el ferrocarril.
La operadora genera un coste externo de 470 millones al poner en circulación sus trenes para prestar estos servicios cada año, un importe que ascenderá a 2.174 millones en caso de se hubieran realizado en coche, avión o camión. Así, se desprende que el tren ahorra 1.704 millones en costes externos a la sociedad.