Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El AVE a La Meca alcanza los 300 kilómetros por hora en las pruebas entre Jeddah y Medina

El tren que Talgo ha fabricado para la línea de Alta Velocidad que unirá La Meca y Medina, en Arabia Saudí, ha alcanzado los 300 kilómetros por hora de velocidad en las pruebas en vía que ha realizado este martes entre las ciudades de Jeddah y Medina, según ha informado el Ministerio de Fomento.
Hasta ahora el tren había realizado pruebas entre la Ciudad Económica del Rey Abdullah (Kaec) y Medina, en las que superó la velocidad de 300 kilómetros por hora que deberá prestar para su servicio comercial.
En el tren en pruebas han viajado diversas autoridades saudíes y del Ministerio de Fomento, así como directivos de las empresas que integran el consorcio español encargado de los trabajos.
El viaje comenzó en la ciudad de Jeddah en dirección a Kaec, donde se visitó la estación intermedia, ya finalizada, y el Centro de Control de la Operación (BOCC). A continuación, el viaje continuó hacia Medina, alcanzándose la velocidad máxima de operación de 300 kilómetros por hora.
Actualmente se está recorriendo en pruebas aproximadamente 370 kilómetros de los 449 de toda la línea ferroviaria (80%) del proyecto Haramain.
El fabricante aseguró que los trenes circularán "próximamente" a una velocidad de 330 kilómetros por hora, lo que constituirá el "próximo y último hito de velocidad que debe superar este material rodante previo a su homologación".
'AVE DEL DESIERTO'
Talgo forma parte del consorcio de empresas públicas y privadas españolas que en 2011 logró el contrato de construcción y posterior explotación del AVE a La Meca, considerado como uno de los mayores contratos logrados en el exterior.
El fabricante debe suministrar 35 trenes AVE, además de uno especial para la familia real árabe, con capacidad para 400 personas, además de su mantenimiento durante doce años.
En virtud del acuerdo cerrado recientemente con el país, el consocio español debe poner en servicio comercial este AVE antes de a finales de este año.
El resto de empresas del consorcio que ejecuta este 'macrocontrato' son las públicas Renfe, Adif e Ineco, y las privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia e Inabensa.
El proyecto, estimado en unos 6.700 millones de euros, abarca la colocación de las vías en los 450 kilómetros de longitud de la línea de Alta Velocidad, así como de la superestructura (la electrificación, y los sistemas de seguridad y comunicación), y su posterior explotación.