Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AIReF avala la previsión de crecimiento pero ve "improbable" cumplir la senda de reducción fiscal

La prima de riesgo y el proteccionismo, principales amenazas a la recuperación
El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, José Luis Escrivá, ha avalado este miércoles en el Congreso las previsiones de crecimiento del Gobierno, aunque recela de la senda de reducción del déficit comprometida con Bruselas, ya que considera "improbable" alcanzar el objetivo del 0,5% del PIB en 2020.
Durante su intervención en la Comisión de Economía, Industria y Competitividad del Congreso para analizar el Plan de Estabilidad Presupuestaria remitido por el Gobierno a Bruselas, Escrivá ha calificado como "realista y creíble" el escenario macroeconómico previsto por el Ejecutivo.
Así, ha reseñado que, aunque la previsión del crecimiento trimestral del PIB se sitúa en el 0,7%, durante el primer trimestre se revisó hasta el 0,8% y su corrección al alza hasta el 1% en el segundo le lleva a pensar que la economía crecerá en torno al 3%, una proyección que valora como "muy plausible" para 2017.
LA RECAUDACIÓN NO SE VERÁ BENEFICIADA POR TANTA INFLACIÓN
Sin embargo, Escrivá detecta más problemas en el cumplimiento de la senda de reducción del déficit, que marca una reducción del desfase de las cuentas públicas hasta el 0,5% del PIB en 2020. "Al Gobierno le va a costar, sinceramente. Llegar no va a ser imposible, pero sí difícil", ha dicho, advirtiendo que le parece "improbable" y que el crecimiento económico no bastará para cuadrar las cuentas.
Respecto a las previsiones de ingresos, ve realista la recaudación estimada por cotizaciones --"por primera vez", ha recalcado-- y por impuestos indirectos --en la que el Gobierno, dice, ha sido "conservador"--, pero sí cree que el Ejecutivo ha pecado de "excesivamente optimista" en los impuestos indirectos.
Así, advierte que las estimaciones pasan por un crecimiento de IRPF y Sociedades del 11,5% durante cuatro años consecutivos, "muy por encima del PIB", algo que, si bien se dio a principios de la pasada época, se contemplaba con una inflación "muy fuerte". "Como ahora no tenemos ni queremos tanta inflación, va a costar llegar a este nivel de ingresos", ha dicho.
REDUCCIÓN DEL GASTO "UN POCO EXIGENTE"
Acompañando a esta situación, también ha incidido que para cumplir la senda fiscal comprometida se plantea una reducción del gasto que, a su juicio, está "en el límite de plausibilidad. "Puede resultar un poco exigente llegar a estos niveles de gasto", ha destacado.
Así, remarca que puede resultar "difícil de conseguir" la reducción del consumo público --donde se enmarca tanto la remuneración de empleados públicos como consumos intermedios de servicios como la Sanidad y la Educación--, que existe un riesgo de desviación "al alza" en partidas como las pensiones y que el gasto previso en desempleo se situaría en "mínimos históricos" por lo que no detecta margen.
En el caso de Sanidad y Educación, Escrivá ha dicho que las proyecciones remitidas a Bruselas contemplan incrementos por debajo del PIB nominal, lo que supondría "sobrecumplir la regla de gasto" y un esfuerzo que valora como "muy exigente".
Donde sí que detecta margen es en los intereses de la deuda, ya que si bien las proyecciones del Gobierno pasan por reducir en dos décimas este gasto, a la AIReF le salen otras cuentas: "Nos salen casi cinco (décimas). Si seguimos con esa proyeccion, es conservador", ha dicho.
PROTECCIONISMO Y PRIMA DE RIESGO, PRINCIPALES AMENAZAS
A pesar de la senda de crecimiento en la que cree que se mantendrá la economía española, en torno al 2,5%, Escrivá ha advertido que existen riesgos que pueden corregir a la baja este escenario. Principalmente, ha dicho, los efectos de las políticas proteccionistas que pueden producirse desde Estados Unidos y Reino Unido, tras la victoria de Trump y el 'Brexit', y un aumento de la prima de riesgo.
Aunque ha concedido que ésta última "está baja", ha recordado que cuando "ha habido problemas de futuro de la UE, ésta tiende a subir" y aún "no está en niveles de credibilidad y de prima de riesgo de países como Bélgica y Francia, con nivel de deuda parecidos".