Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía española registra la mayor caída de la historia

La economía española se contrajo un 2,9 por ciento por ciento en tasa interanual en el primer trimestre del año y un 1,8 por ciento en tasa intertrimestral, en ambos casos los peores registros en un trimestre desde 1970 cuando el Instituto Nacional de Estadística (INE) comenzó a realizar las estadísticas de Contabilidad Nacional.
Según el avance de la Contabilidad Nacional Trimestral publicado por el INE, la contracción del PIB español fue resultado de la contribución negativa de la demanda nacional, que se vio compensada sólo en parte por una aportación positiva del sector exterior.
Contraste con 2008
La caída del PIB en un 2,9 por ciento es la segunda reducción interanual consecutiva tras la contracción del 0,7 por ciento experimentada en el cuarto trimestre de 2008, y contrasta con el avance del 2,7 por ciento que registró el PIB español en el primer trimestre del año pasado.
Por su parte, la variación intertrimestral de la economía española se situó en el -1,8 por ciento en el primer trimestre, frente al -1 por ciento y al -0,3 por ciento del cuarto y tercer trimestre de 2008, respectivamente.
Con esto, ya son tres los trimestres consecutivos en los que se contrae el PIB español, que oficialmente entró en recesión (dos trimestres de crecimiento negativo) a finales del año pasado.
Coincide Banco de España
Los datos publicados por el INE coinciden con las estimaciones realizadas por el Banco de España en su último boletín económico.
En él, el banco emisor aseguraba que la caída del PIB se había intensificado en España durante los primeros meses del año en un entorno recesivo mundial caracterizado por el deterioro de la confianza de los agentes, el colapso del comercio internacional y la persistencia de las tensiones en los mercados financieros, aunque algo atenuadas.