Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía española modera su caída pero marca su peor dato interanual

El comercio, afectado por la crisisReuters
Se confirman las expectativas y la economía española está aún lejos de salir de la recesión, tras contraerse un 4,1 por ciento en tasa interanual en el segundo trimestre del año y un 1 por ciento en tasa intertrimestral, superando en ambos casos las previsiones realizadas por el Banco de España, que estimaba una caída interanual del 4 por ciento y un descenso intertrimestral del 0,9 por ciento.
El dato trimestral, avanzado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), muestra una desaceleración menos pronunciada de la economía española en comparación con el primer trimestre del año, cuando el PIB se hundió un 1,9 por ciento.
Pese a esta moderación en la caída de la actividad económica en valores trimestrales, la tasa interanual del PIB del segundo trimestre (-4,1 por ciento) supone el peor registro en un trimestre desde 1970, cuando el INE comenzó a realizar las estadísticas de Contabilidad Nacional.
Cuarto trimestre seguido en negativo
La caída del PIB en un 4,1 por ciento es la tercera reducción interanual consecutiva tras los retrocesos del 0,7 por ciento y del 3 por ciento experimentados en el cuarto trimestre de 2008 y el primero de 2009, respectivamente, y contrasta con el avance del 1,8 por ciento que registró el PIB español en el segundo trimestre del año pasado.
Con el segundo trimestre, ya son cuatro los trimestres consecutivos en los que se contrae el PIB español, que oficialmente entró en recesión (dos trimestres de crecimiento negativo) a finales del año pasado.
Escasa contribución de la demanda
Según el avance de la Contabilidad Nacional Trimestral, la mayor contracción interanual del PIB español en el segundo trimestre fue resultado de una contribución más negativa de la demanda nacional, que se vio compensada sólo en parte por una aportación positiva del sector exterior.
En concreto, las previsiones del Banco de España apuntan a que la demanda nacional "acusó un nuevo recorte" entre abril y junio (-6 por ciento), mientras que la demanda exterior neta mostró un leve aumento, hasta aportar 2,4 puntos al incremento del PIB.