Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía española se contraerá dos décimas este año y crecerá un 0,9 por ciento en 2011, según la OCDE

Miembros de la OCDEReuters
La organización internacional augura que la tasa de paro de España, la más elevada entre los países miembros del conocido como 'Club de los países ricos', alcanzará el 19,1 por ciento este año y registrará un ligero descenso en 2011, cuando pasará a situarse en el 18,2 por ciento.
"La actividad económica se estabilizará en 2010 y repuntará cerca del 1 por ciento en 2011. La tasa de paro se espera que comience a disminuir en 2011. La inflación registrará un incremento temporal como reflejo de los mayores precios del petróleo y el aumento del IVA, aunque caerá a niveles próximos a cero en 2011", explica la institución en un apartado de su informe de perspectivas dedicado a España.
Por otro lado, la OCDE pronostica que el déficit de las cuentas públicas españolas se reducirá al 9,4 por ciento este año, desde el 11,2 por ciento de 2009, mientras que el próximo años podría caer hasta el 6,9 por ciento.
A este respecto, la institución destaca la necesidad de aplicar las medidas anunciadas por el Gobierno para acelerar la consolidación fiscal en 2010 y 2011, que pretenden reducir el déficit público al 7 por ciento en 2011. Asimismo, la OCDE considera necesario "reformar las pensiones para colocar las finanzas públicas en una posición sostenible", así como una amplia reforma del mercado laboral para reducir el paro.
Las 'recetas' de la OCDE se asemejan a las propuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que espera una contracción del PIB del 0,4 por ciento este año y un crecimiento de nueve décimas en 2011. Así, el Fondo pedía a España en la revisión de las consultas del Artículo IV la aplicación "urgente" de medidas de amplio alcance dirigidas a reequilibrar la economía y restaurar la confianza, entre las que citaba una reforma "radical" del mercado laboral, así como de las pensiones y la consolidación del sector bancario y de las cuentas públicas.