Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía se contrae un 3 por ciento por el desplome del consumo y la inversión

Se agrava la recesiónCNN+/Cuatro
La economía española se contrajo un 3 por ciento en tasa interanual en el primer trimestre del año y un 1,9 por ciento en tasa intertrimestral, en ambos casos los peores registros en un trimestre desde 1970 cuando el Instituto Nacional de Estadística (INE) comenzó a realizar las estadísticas de Contabilidad Nacional.
Estos datos superan en una décima los avanzados por el INE el pasado 14 de mayo, que apuntaban a una contracción del PIB del 2,9 por ciento en tasa interanual y del 1,8 por ciento en tasa intertrimestral.
Las principales causas
Según el organismo estadístico, la contracción del PIB español fue resultado de la mayor contribución negativa de la demanda nacional, que pasó de -3 puntos a -5,3 puntos, mientras que la demanda externa estabilizó su aportación positiva al crecimiento agregado en 2,3 puntos.
En cuanto al gasto en consumo final de los hogares, este indicador aceleró su decrecimiento, pasando del -2,3 por ciento al -4,1 por ciento, debido a la reducción de la renta disponible de los hogares.
Dos caídas interanuales seguidas
La caída del PIB en un 3 por ciento es la segunda reducción interanual consecutiva tras la contracción del 0,7 por ciento experimentada en el cuarto trimestre de 2008, y contrasta con el avance del 2,7 por ciento que registró el PIB español en el primer trimestre del año pasado.
Por su parte, la variación intertrimestral de la economía española se situó en el -1,9 por ciento en el primer trimestre, frente al -1 por ciento y al -0,3 por ciento del cuarto y tercer trimestre de 2008, respectivamente.
Con esto, ya son tres los trimestres consecutivos en los que se contrae el PIB español, que oficialmente entró en recesión (dos trimestres de crecimiento negativo) a finales del año pasado.
Destrucción de empleo

Los datos publicados por Estadística reflejan también las desfavorables consecuencias de la desaceleración económica sobre el mercado laboral.
Así, el empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, registró en el primer trimestre una reducción del 6 por ciento, acelerando en casi 3 puntos su descenso respecto al trimestre anterior, lo que se tradujo a la destrucción de 1.147.000 empleos a tiempo completo en el último año.