Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se disparan los fraudes en los cajeros automáticos

Cajero del BBVAReuters
La Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información (ENISA) ha advertido del "alarmante" aumento de los fraudes en cajeros automáticos, que creció un 149 por ciento en 2008 y dejó unas pérdidas de 500 millones de euros en Europa.
El número de incidentes en cajeros automáticos en Europa creció un 6 por ciento el año pasado alcanzando los 400.000 casos, muchos de las cuales se localizaron en aeropuertos y gasolineras. El 72 por ciento de los casos de fraude en cajeros automáticos europeos se localizaron en sólo cinco países, Reino Unido, España, Alemania, Francia e Italia.
Tapar el pin
El dinero en efectivo obtenido a través del fraude en cajeros continua siendo el método preferido por los delincuentes que obtienen los números PIN con una amplia gama de técnicas que van desde el 'shoulder surfing' (cuando ven el PIN que metes en el cajero mirando por encima de tu hombro) a técnicas de 'skimming complejo' (cuando instalan algo en el lector de tarjetas para clonar la tarjeta).
Estas técnicas pueden implicar el uso de una pequeña cámara espía, una superposición falsa de teclado e incluso cajeros falsos, mientras que cada vez más, la tecnología Blue Tooth es utilizada para transmitir información tanto de la tarjeta como de su PIN a un portátil cercano. Tan sólo, durante 2008, un total de 10.302 incidentes de skimming se registraron en Europa.
Otros métodos utilizados en este tipo de fraude para extraer dinero son la captura y recuperación de las tarjetas de los usuarios o detener la retirada en medio de una transacción y completarla una vez que el usuario ha abandonado el cajero.
Asimismo, las bandas criminales organizadas también están utilizando sofisticadas técnicas de 'phishing' y piratería en los sistemas informáticos de los bancos y los sitios web para obtener información de cuenta y PIN.