Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director de BP no piensa dimitir por el vertido en el golfo de México

El director ejecutivo de BP, Tony Hayward, ha descartado este sábado que vaya a dimitir por el vertido de petróleo en el golfo de México, mientras sigue aumentando la presión sobre la empresa británica para que asuma responsabilidades económicas por el daño causado en la costa que han afectado a la pesca, la vida salvaje y al turismo.
Hayward se ha convertido en el foco de todas las críticas de los estadounidenses cuando el mes pasado dijo que quería "volver a la vida que llevaba" antes del desastre ecológico, un comentario que fue visto como insensible por gran parte de la opinión pública del país.
"Ni siquiera se me ha pasado por la cabeza. Está claro que a otra gente sí, pero no a mí", dijo Hayward en una entrevista al diario 'The Sunday Telegraph' que se publica hoy.
Aún así, el ejecutivo de la petrolera dice "entender la frustración" generada por la cantidad de tiempo y esfuerzo que está costando contener el vertido. "Creo que la reacción es completamente comprensible cuando ocurre algo de esta magnitud. Yo también estoy furioso y frustrado", añade.
Progresos en evitar el vertido
La buena noticia es que parece que BP que está haciendo progresos con su último intento por contener el flujo de petróleo al mar. La petrolera anunció que la campana colocada sobre la tubería de la plataforma Deepwater Horizon sirve para recuperar unos 255.000 galones (uno 966.000 litros) diarios de crudo y gas natural que son bombeados hasta la superficie. Sin embargo, la cifra supone menos de un tercio de los 798.000 galones que el Gobierno estadounidense estima que se vierten al golfo de México cada día.
La petrolera no tiene un presupuesto fijado para pagar los daños resultantes del vertido en el golfo de México, pero se ha comprometido a indemnizar a "todos aquellos que hayan resultado heridos, perjudicados o dañados" hasta que todas las reclamaciones legítimas se hayan satisfecho, ha asegurado el vicepresidente de recursos de la empresa BP en Estados Unidos, Darryl Willis.
Pagarán lo que sea necesario
Willis ha explicado que, en los últimos 30 días, la petrolera ha pagado indemnizaciones por valor de 46 millones de dólares y que se espera que en el mes de junio éstas superen los "84 millones".
"Pagaremos por esto lo que sea necesario y a quienes hayan resultado heridos, perjudicados o dañados por este vertido", ha dicho. "No hay ningún presupuesto (para cubrir estos gastos), pero pagaremos hasta que hayamos terminado, hasta que la gente pueda volver a su vida normal en la costa del golfo", ha añadido.
Desde que empezó la crisis, el valor de BP se ha devaluado en un tercio. La empresa asegura que hasta el momento se ha gastado alrededor de mil millones de dólares en paliar el desastre, lo que incluye los costes de limpieza.