Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres detenidos por el secuestro exprés de un padre y sus dos hijas en Madrid

Agentes de la Policía Local de la localidad madrileña de Collado Villalba, junto con efectivos de la Guardia Civil, han detenido a dos ciudadanos de países del este de Europa, y a otro de nacionalidad colombiana, como presuntos autores del secuestro de un padre y sus dos hijas de 9 y 14 años en su vivienda, según han informado fuentes de la Guardia Civil y del Ayuntamiento.
El secuestro y la liberación tuvieron lugar el 30 de diciembre, aunque los hechos se han dado a conocer este lunes. Los secuestradores, ya detenidos, están acusados de ser presuntos autores de delitos de allanamiento de morada, detención ilegal, secuestro y extorsión.
Las víctimas son un padre y sus dos hijas, también de nacionalidad colombiana, a quienes los detenidos ataron y amordazaron en una vivienda del Parque de la Coruña, presuntamente con el fin de cobrar una deuda. Al parecer, fue el ruido producido durante el suceso lo que despertó las sospechas de los vecinos, quienes alertaron a las fuerzas de seguridad.
Los secuestradores se hicieron pasar por el cartero. Nada más abrirles la puerta del piso, sacaron un revólver y una pistola, y pusieron contra el suelo al padre y sus dos hijas, a quienes maniataron y amordazaron.
Uno de los secuestradores se hizo pasar por miembro de la Guardia Civil sacando un carné falso y amenazando con que si no les daban 8.000 euros ese mismo día matarían a una de sus hijas.
Otro secuestro en Valencia
La Policía Nacional ha detenido en Valencia a seis personas (tres españoles y tres colombianos) por su presunta participación en el secuestro de un empresario de la construcción, al que han mantenido encerrado durante seis días en una cabaña en el campo y por el que exigían un rescate de 300.000 euros.
Según el Ministerio del Interior, la víctima intentó huir en una primera ocasión, por lo que los raptores le golpearon y amenazaron a la víctima con enterrarle, si algo salía mal, en una fosa que habían cavado.
Tras conseguir escapar, el hombre acudió al cuartel de la Guardia Civil de Cheste, desde donde fue trasladado a un centro hospitalario para ser atendido de las múltiples contusiones que presentaba.
Las investigaciones practicadas por los agentes, que trabajaron desde que la familia denunció el secuestro, al día siguiente, permitieron saber que un trabajador de la empresa estaba implicado en el secuestro.