Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El desastre del Golfo de México ha dejado un vertido de casi 800 millones de litros de petróleo

De acuerdo al estudio realizado, en los primeros días del vertido una cantidad equivalente a 62.000 barriles de petróleo emergieron cada día del pozo siniestrado. Con el paso de los días la magnitud del vertido se fue reduciendo a unos 53.000 barriles diarios, hasta que el pasado 15 de julio los ingenieros de BP lograron detener el escape de petróleo mediante la instalación de una campana metálica sobre la fuga.
El estudio ha sido elaborado por el Flow Rate Technical Group, una institución creada el pasado mayo y formada por científicos del sector público cuya función es determinar la cantidad exacta de crudo que se vertió en aguas del golfo de México. Su trabajo ha estado supervisado por el Servicio Geológico de Estados Unidos y por el Departamento de Energía estadounidense.
Peor desastre ecológico de EEUU
Estas nuevas cifras superan, como ha ocurrido en anteriores mediciones, las más negras previsiones sobre la magnitud del vertido, que según la Casa Blanca es el peor desastre ecológico de la historia de Estados Unidos.
Si los cálculos son correctos, el margen de error es en torno al diez por ciento, el vertido actual supera con creces al del pozo petrolífero Ixtoc I, situado en el sur del Golfo, a menos de cien kilómetros del litoral mexicano, cuyo colapso provocó que se derramaran al mar una cantidad estimada de 522 millones de litros en diez meses en 1979.
En un primer momento BP afirmó que se vertían al mar de forma diaria una cantidad de petróleo equivalente a 1.000 barriles de crudo. Cantidad que no tardó en elevar a 5.000. Más tarde, en mayo, cuando se dispuso de las primeras imágenes en vídeo de la fuga petrolífera, se estimó que esta cifra oscilaba entre los 12.000 y los 25.000 barriles.
Pero con la obtención de imágenes de alta definición de la fuga, que fueron analizadas por físicos, el pasado mes de junio el Gobierno estadounidense determinó que se derramaban al mar de forma diaria una cantidad de petróleo que oscilaba entre los 35.000 y los 60.000 barriles de crudo.