Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El déficit por cuenta corriente baja un 41,8 por ciento en el primer semestre del año

El déficit por cuenta corriente, es decir, el que representa los ingresos y pagos en las operaciones comerciales ha ascendido este primer semestre del año en poco más de 34.000 millones de euros. Una cifra que supone que respecto al mismo periodo del año anterior, ha sufrido un descenso del 41,8 por ciento.
Este descenso se debe principalmente a la caída del déficit de la balanza comercial, concretamente en un 54,6 por ciento, y, aunque en menor medida, a la reducción del saldo negativo en la balanza de transferencias corrientes. Y es que este saldo negativo supone una compensación por el mayor déficit de la balanza de rentas y la disminución del superávit de servicios.
En concreto, hasta junio la balanza de servicios ha registrado un superávit de más de 10.000 millones de euros, un 0,4 por ciento menos que lo que registró en el mismo periodo del año pasado. Un resultado derivado del retroceso en los servicios y el superávit en turismo y viajes.
En la balanza de rentas se ha producido una subida del 16,5 por ciento en los seis primeros meses del año, mientas que el déficit de la balanza de transferencias corrientes ha bajado un 11,4 por ciento respecto al 2008. Por su parte, el saldo de la cuenta de capital, que recoge las transferencias de capital de la UE, ha registrado un superávit de más de 2.000 millones de euros. Un saldo inferior, aunque también positivo, respecto al mismo periodo del año pasado.
Menor necesidad de financiación
Por otro lado, el saldo agregado de las cuentas corrientes que mide la capacidad o necesidad de financiación de la economía, ha registrado la necesidad de financiación de hasta 31.893 millones de euros entre enero y junio. Una cifra inferior en un 41,8 por ciento a la contabilizada entre este mismo periodo del año pasado.
Por último, las inversiones directas de España en el exterior han generado salidas de más de 13.000 millones, menos que el año pasado. Estas salidas han superado la entra de fondos que han alcanzado más de 12.000 millones de euros, un 60 por ciento menos que el año pasado.