Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El déficit del Estado cae el 48,2 y se sitúa en el 2,44 por ciento del PIB

El déficit estatal se redujo sobre todo por la mejora de los ingresos en las arcas públicas, que Economía atribuye a las medidas de consolidación fiscal puestas en marcha y por la "estabilización" de la situación económica. Según los datos facilitados este martes por el Ministerio de Economía y Hacienda, el déficit del Estado del 2,44 por ciento del PIB medido en términos de contabilidad nacional fue el resultado de unos ingresos por valor de 77.899 millones de euros, el 34,4 por ciento más, frente a unos gastos de 103.673 millones, el 3,8 por ciento menos.
En términos de caja -que computa los ingresos y pagos cuando se efectúan y no cuando se comprometen, como hace la contabilidad nacional-, el Estado registró hasta junio un déficit 29.681 millones un 41,74 por ciento menos del que tenía en el mismo periodo de 2009 (50.946 millones). Entre enero y julio la recaudación neta de las Administraciones Públicas -Estado, comunidades autónomas y ayuntamientos- ascendió a 104.166 millones de euros, lo que supone un aumento del 10,4 por ciento.
Los ingresos por impuestos, que supusieron el 92,1 por ciento del total y llevan cinco meses seguidos creciendo, se elevaron en ese periodo un 14 por ciento, gracias según insiste el Ministerio a las medidas de consolidación y a la "estabilización" económica. En julio destacó sobre todo el aumento que registró la recaudación por IVA, precisamente en el primer mes de aplicación de su subida. Así, la recaudación por este impuesto en julio casi se duplicó con respecto al mismo mes del año anterior, mientras que la acumulada de los primeros siete meses se elevaron el 42,2 por ciento.
La recaudación de julio alcanzó los 7.427 millones de euros, el 95,4 por ciento más que en el mismo mes de 2009, mientras que la de los siete primeros meses subió el 42,2 por ciento hasta los 31.900 millones de euros. Economía cree en cualquier caso de que en la evolución de la recaudación por IVA operan diversos factores como el descenso de las devoluciones con respecto al año pasado -debido sobre todo a las menores solicitudes de devolución- y también la "mejora de la actividad económica", que se ha traducido en un aumento del 5 por ciento de los ingresos brutos por este impuesto.
Los impuestos directos generaron en los siete primeros meses del año 50.885 millones de euros, un 3,3 por ciento más que hasta julio del año pasado. La recaudación por el IRPF aumentó el 5,3 por ciento hasta los 41.856 millones, un incremento que se explica por el efecto de medidas fiscales como la supresión de la deducción de los 400 euros -excepto a las rentas más bajas- o la subida de la retención aplicable al capital, del 18 al 19 por ciento. También se debe al menor importe de las devoluciones. Por el contrario, sigue reduciéndose la recaudación por el Impuesto de Sociedades, el que grava la actividad de las empresas.
Los ingresos por Sociedades fueron de 6.247 millones hasta julio
Finalmente, los ingresos por los impuestos especiales aumentaron el 5,7 por ciento, hasta los 11.471 millones, empujados sobre todo por la mayor recaudación en el impuesto sobre el tabaco (7,9 por ciento) y en el de hidrocarburos (4,4 por ciento), que siguen contrastando con la reducción de los ingresos por los impuestos que gravan el alcohol, del 0,5 por ciento. En el capítulo de gastos del Estado, bajaron un 2,5 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior debido sobre todo a un menor volumen de transferencias corrientes y de capital.
Así, las transferencias corrientes del Estado se redujeron un 4,4 por ciento y pesó sobre todo la menor transferencia a los Servicios Públicos de Empleo -que pagan las prestaciones por paro-: 6.843 millones frente a los 9.508 que remitió en el mismo periodo de 2009. Por el contrario, las transferencias a las comunidades autónomas subieron el 4,6 por ciento por el anticipo a cuenta de los recursos adicionales derivados del nuevo sistema de financiación.
Las transferencias de capital bajaron un 17,8 por ciento debido sobre todo a la reducción de las destinadas a ayuntamientos. Los gastos de personal aumentaron el 3,1 por ciento. De ellos, los sueldos y salarios del personal de la Administración crecieron un 1,3 por ciento casi un punto menos del incremento registrado un mes antes.