Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tacones ¿por obligación o elección?

A la británica Nicola Thorp acudir al trabajo en zapato plano, le costó el puesto. Llevaba dos años trabajando de recepcionista cuando un día se plantó, pero en su contrato, con una empresa de trabajo temporal, había firmado un código de indumentaria que la obligaba a ir con zapato alto. Nicola no se quedó de brazos cruzados y emprendió una campaña para que se considere ilegal obligar a las mujeres a trabajar con tacones. En tres días logró las 150.000 firmas necesarias para que se debata en el parlamento . Para ella no es un debate sobre tacones, es un asunto sobre los derechos de la mujer.