Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guía económica para un debate

Debate a cuatrocuatro.com

Déficit, pensiones, presión fiscal, índice de pobreza y población activa son solo algunos de los términos económicos que utilizaron los candidatos a la presidencia del gobierno durante el debate del lunes. ¿Sabes exactamente qué significan y cómo se calculan? Aquí la base para enfrentarte a lo que queda de campaña electoral.

Son los números rojos de las cuentas públicas. Es decir, el resultado de restar a los ingresos (todos los impuestos que se recaudan) los gastos que hay que pagar (sueldos funcionarios, inversión, pensiones...).  España tiene un agujero en esa cuenta desde que se inició la crisis en 2008. Nuestros socios europeos nos exigen reducirlo hasta que no supere el 3 por ciento de nuestro PIB (unos 30.000 millones). En 2015 esa cuenta del Estado cerró con un saldo negativo de -55.755 millones. Nos pasamos en 10.000 millones del objetivo que nos habían marcado. Y por eso ahora nos puede caer una multa de Bruselas: por incumplir.
Pensiones
Las pensiones que cobran ahora los jubilados, las pagamos las personas que estamos trabajando. De ahí que sea vital que crezca el empleo. Hace falta gente trabajando para pagar a los que están jubilados. La parte que nos quitan de la nómina para pagar las pensiones se llaman cotizaciones sociales. El dinero viene de los trabajadores y del empresario que contrata. ¿Cuánto pagan? Es un porcentaje en ambos casos así que cuanto mayores sean los sueldos, mayor será la recaudación de las cotizaciones sociales.
Si por el contrario el empleo nuevo que se genera tiene salarios bajos, no generará suficientes ingresos para pagar las pensiones (que además crecen cada año porque cada vez hay más jubilados. Es un gasto claramente creciente). ¿Qué hacer entonces? ¿Qué se ha propuesto?
  1. Generar más empleo de calidad.
  2. Pagar algunas pensiones como las de viudedad, por ejemplo, con los presupuestos. Se seguirían pagando con dinero público, pero se sacaría de otro lado.
  3. Crear un nuevo impuesto cuya recaudación vaya solo a pagar pensiones.
  4. 4.       Recurrir a la hucha de las pensiones. Es el dinero que en los buenos años ha ido guardando la Seguridad Social. No es mucho tampoco. Quedan unos 35.000 millones (casi la mitad de lo que había en 2011). Cada mes, hay que pagar cerca de 8.500 millones a los pensionistas. Eso quiere decir, que si se mantiene ese nivel, la hucha daría para pagar cuatro meses.
Presión fiscal
¿Cuánto recauda un país vía impuestos? ¿Es mucho o es poco? Una manera de poder comparar cifras es relacionar la cifra de recaudación con el tamaño de la economía.
Hay que tener cuidado con este indicador cuando varía porque que suba la presión fiscal no significa necesariamente que aumenten los impuestos que pagamos.
¿Cómo? Supongamos que el Estado recauda en un año 200 y su PIB vale 600.
200/600 = 0.33 (33%)
Si al año siguiente sigue ingresando 200 vía impuestos pero por culpa de la recesión su PIB cae a 550.
200/550 = 0.36 (36%)
Sube la presión fiscal, ¿se pagan más impuestos? Lo que está claro es que la caída del PIB influye.
Índice de pobreza
Hay varios indicadores:
  1. Tasa de riesgo de pobreza. Es el porcentaje de familias que básicamente ingresan poco dinero. ¿Cómo sabemos lo que es ingresar poco? Calculando el umbral de riesgo de la pobreza. Ese nivel de renta es diferente en cada país. Es decir, no se puede decir: cobrar menos de 20.000 euros una familia de cuatro miembros es estar en riesgo de pobreza. Esa cantidad “X” se calcula así, según oficina de Estadística Europea (Eurostat):
Se ordenan los ingresos de las familias de menor a mayor. El dato que deje a la mitad de la población por encima y la otra mitad por debajo se conoce como MEDIANA. Pues las familias que vivan con menos del 60% de esos ingresos medianos están en riesgo de pobreza. Por eso el indicador de pobreza es relativo, depende de la renta de la gente de un país.
En España el último dato sitúa el nivel de tasa de riesgo pobreza en el 22,1% de la población. En 2011 era del 20,6%.
  1. Dentro de esas familias en riesgo habrá algunas que están peor que otras. Y la forma de saberlo es ver si son tan pobres que no pueden ni encender la calefacción ni alimentarse adecuadamente. Se llama personas con “carencias materiales severas”. Es otra forma de medir la pobreza. Este dato es bastante inferior. Supone el 6,4% de la población frente al 4,5% de 2011.
Población Activa
Es un término del que se habla mucho cuando se tratan los datos del paro. Es la suma de las personas que tienen trabajo y las que no lo tienen pero lo buscan. Si cae la población activa, como es el caso de España (pero también de otros países como Estados Unidos) se entiende que es un indicador malo: hay gente que se está marchando del mercado laboral. Aquí se incluye el efecto de la salida de jóvenes o la vuelta de inmigrantes a su país de origen. Si ya no están, y por lo tanto no buscan trabajo, entonces desaparecen como por arte de magia de la lista de parados. El desempleo se reduce por este efecto.
En 2011 la población activa era de 23.347.000 personas. En 2016 ha caído a 22.821.000.