Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una infección la deja sin cejas un día después de habérselas tatuado

Una infección la deja sin cejas un día después de habérselas tatuadoFacebook Amanda Coats

Amanda Coats se despertó con la piel despellejada de la zona de las cejas un día después de haber ido a una clínica a que se las tatuasen. La mujer, de 43 años de edad, denuncia falta de esterilización en el material y de profesionalidad.

La australiana ha denunciado en su cuenta de Facebook a la clínica que le tatuó las cejas. “He acabado con una infección grave por la clínica. La mujer que me lo hizo estaba muy apurada entrando y saliendo de la habitación atendiendo a otros clientes durante mi procedimiento, no se puso guantes ni mantuvo el material estéril”, cuenta.
Al día siguiente se despertó con la piel irritada y despellejada en la zona así que, explica “envié un mensaje y llamé a la señora que lo hizo”. No obstante, lejos de ayudarla, la ignoró.
Tras el procedimiento cuenta que tiene los ojos llorosos e hinchados y ha tenido que ir al médico casi cada día. “El coste del médico es mayor que lo que pagué por el procedimiento”, dice. Además, según publica metro.co.uk, a Coats le preocupa que “queden cicatrices a largo plazo”.
Por su parte, la clínica alega que probablemente le dio reacción el pigmento de la tinta o no siguió correctamente los consejos del doctor o la medicación prescrita. Agregan que se cumple con todos los reglamentos de salud y seguridad, que incluyen el lavado de manos, el cambio de guantes y las herramientas de estabilización.