Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salir a comer con los amigos y alejarse de la báscula, los nuevos consejos para perder peso

La dieta mediterránea: tu aliado para prevenir el aumento de pesoGtres

Si creías que abstenerte de salir a comer con tus amigos o pesarte cada mañana en la báscula te ayudaba a controlar el peso, estás equivocado. Una nutricionista australiana echa por tierra todo lo que creías saber sobre dietas saludables y la forma en la que controlar la alimentación.

Según informa Dailymail, aquellos que están en su camino a perder peso a veces tratan de mantener ciertos hábitos que deberían ayudarles a conseguir el cuerpo que desean, por ejemplo pesarse de manera muy regular o abstenerse de comer fuera de casa con los amigos para tener controlada la alimentación. Estas manías, sin embargo, quedan atrás por una dietista que ha descubierto como esos hábitos más bien pueden estar entorpeciendo tu meta. Lyindi Cohen, la experta nutricionista, expone las razones en su blog:
Pesarte a ti mismo
No hay edad ni sexo que importe cuando se trata de buscar un perfil de gente que esté dispuesto a perder algo de peso. Cualquier época del año es buena. Pero según la doctora Cohen lo más recomendable en nunca pesarse obsesivamente. "Pesarte puede hacer más difícil el encontrar tu peso saludable a largo plazo", escribió en su blog. 
Explica que es mejor ir viendo los cambios que va haciendo tu cuerpo. Como va desapareciendo la grasa de lugares no deseados y se va tonificando el cuerpo. Cohen afirma que aunque los quilos que muestra la báscula no bajen como uno desea, no quiere decir que no se estén consiguiendo resultados efectivos. Estar solo pendiente del peso exacto puede llegar a desmotivarte y tal vez dejar atrás todos los progresos conseguidos.

Despertarse y revisar el móvil
Vivimos con los móviles pegados a nuestras manos. Desde que abrimos los ojos hasta que los volvemos a cerrar no dejamos de prestar atención a todas las historias que pasan por nuestras redes sociales. Por ello, Cohen apoya el hecho de que a la hora de dormir no se debe tener el teléfono a tu lado en la cama. Ni siquiera como despertador, es mejor que inviertas en un reloj. Los resultados serán una disminución de la ansiedad y con ello un poco menos de estrés.
Recomienda que todo el tiempo que se está pegado al teléfono es mejor ser creativo y dedicarte ese tiempo a ti mismo: Disfruta del café, del camino a casa, del silencio, haz ejercicio... Cualquier actividad es mejor que perder la noción del tiempo dentro del mundo virtual.
Comida 'limpia' a todas horas
Comer de forma saludable es imprescindible para ayudar al organismo a reducir las grasas, pero dentro de la comida saludable no toda es buena. Por ello Cohen recomienda comer 'limpio'. Es decir, ser consciente de toda la vida de los alimentos, desde que se cultivan hasta que llegan a ti. De esta manera se ahorra meter muchos productos dañinos al cuerpo, y éste lo agradece.
Otro consejo es que establezcas una buena relación con la comida. Nunca te sientas culpable después de comer y nunca te obsesiones con la comida. La dietista afirma que todo es posible cuando dejas de perseguir la perfección y en lugar de eso buscas un equilibrio.
Contar calorías
Contar las calorías, las grasas y las proteínas que se deberían consumir y las que no va en contra de los principios de la doctora Cohen. Cree que puede hacer más mal que bien al cuerpo y a la mente. "Tan solo contando las calorías te hará ser obsesivo. Es una forma de construir una relación con la comida muy poco sana", explica la dietista.
Recomienda comer intuitivamente y escuchar qué necesita y qué quiere tu cuerpo. Lo más importante es tratar de evitar los trastornos alimenticios, a los cuales se llega a por la obsesión y la mala relación con la comida.
Comentar la comida de otras personas o su forma de comer
No siempre hacer un comentario hacia la comida o la forma de comer de una persona puede ser de ayuda para ella, ya que sin pretenderlo la estás juzgando, y ello tan solo genera más ansiedad, que es de lo qué quiere huir Cohen.
En lugar de eso ella recomienda, por ejemplo, liderar y enseñarles como se puede hacer o de qué manera sería más correcta ingerir los alimentos. "A menos que se te pregunte explícitamente, no es tu trabajo el decirle a otra gente lo que deben comer", dijo la nutricionista.