Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega el movimiento de la 'sologamia' para los que no encuentran a su 'media naranja'

Llega el movimiento de la 'sologamia' para los que no encuentran a su 'media naranja'cuatro.com

El movimiento que está creciendo cada vez más entre los solteros se llama 'sologamia'. Con este hecho las personas suben al altar, se visten con sus mejores galas y ante todos los invitados se dicen a sí mismo: "Sí, quiero". Una boda en la que sólo se casa una persona, una forma de encontrar la felicidad si uno no da con esa 'media naranja'.

Hay quien dice que para alcanzar la felicidad, una persona debe encontrar a otra que le complemente en todos los sentidos, que se preocupe por ella y que, sobre todo, le quiera como nadie más lo hace. Sin embargo, encontrar a esa 'media naranja' es una misión que se está volviendo más complicada y que provoca que el movimiento de la 'sologamia' esté creciendo a pasos agigantados. 
'Sologamia' es un proceso en el cual una persona se casa consigo mismo. Subir al altar solo y decirse a sí mismo el famoso "sí, quiero". El evento es igual de elaborado y organizado que la de unos recién casados, pues hay que invitar a los invitados, traje de boda, una persona que oficialice el evento y, por su puesto, el preciado anillo. 
Por ejemplo, en unas de las azoteas de Brooklyn, Erika Anderson reunió a todos sus familiares y amigos, se vistió de blanco y se casó. Sí, prometió cuidar el resto de su vida de sí misma. Un evento que "no fue una fácil decisión", comentó Anderson a Cosmopolitan, pues tenía que enviar una invitación a sus invitados de una boda que muchos no iban a entender.
"Un día decidí que era hora de centrarme en mí y poder así conseguir un maldito apartamento. Por lo que celebré el cumpleaños de mis 36 usando un anillo de compromiso y diciéndome: 'Sí quiero' . Incluso hice un registro, porque esto es América", explica en Cosmopolitan la chica.