Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cuñado de Matas niega ante el juez "pagos en negro" del PP balear en el 'caso Palma Arena'

El ex gerente del PP balear, y cuñado del ex presidente de la comunidad Jaume Matas, Fernando Areal, ha negado ante el juez que en la pasada legislatura hubiera abonado facturas ilegales y que la campaña electoral del PP en 2007 se financiase con "pagos en negro", según su abogado Rafael Perera.
Areal ha declarado durante más de dos horas ante el juez José Castro como imputado en el caso de presunta corrupción en la construcción del velódromo Palma Arena, cuya obra se cerró con un sobrecoste de casi el doble de lo presupuestado inicialmente.
Niega la acusación
A la salida de su declaración, su letrado ha accedido a contestar a las preguntas de los periodistas congregados desde primera hora de la mañana en los juzgados y ha señalado que su cliente, como gerente del PP balear en la pasada legislatura, "hizo efectivos todos los pagos de las facturas que se le presentaron con motivo de la campaña electoral" y no realizó ninguno "en negro".
En este sentido, ha remarcado que en el PP de Baleares "no existe ninguna cuenta B", por lo que "materialmente y físicamente no se pudo realizar ningún pago en B".
Contrasta con otras declaraciones

El letrado de Areal, que es también abogado de Jaume Matas, ha sido preguntado en relación a las manifestaciones de otros imputados en el caso, que apuntaban a que sí hubo pagos con facturas ilegales, y ha insistido en que todos los abonos se hicieron "con facturas con todos los requisitos legales y debidamente contabilizadas".
Esta declaración contrastaría con las vertidas por el director de la empresa de publicidad Nimbus, Miguel Romero, en libertad bajo fianza de 15.000 euros desde el pasado 9 de agosto, quien aseguró ante el juez que Areal le había pagado facturas en negro por servicios prestados en la campaña electoral de 2007 por valor de 70.000 euros, según recoge hoy la prensa local.