Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cumbre de Copenhague como escenario de lucha entre ricos y pobres

La Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático de Copenhague navega sin rumbo en su tercer día, en medio de un claro enfrentamiento entre naciones ricas y pobres tras filtrarse un documento del gobierno danés respecto a un nuevo acuerdo sobre la reducción de gases de efecto invernadero.
El primer ministro danés, Lars Loekke Rasmussen, ha quitado hierro al texto publicado ayer por el diario británico "The Guardian" y ha resaltado que la presidencia danesa no ha presentado ninguna propuesta, sino que se trata de un "documento de trabajo" o un abstuviera de las cuestiones de procedimiento para ir más al grano.
Entre quienes han levantado la voz está el delegado de Tuvalu, que ha reclamado la atención sobre la posible amenaza de desaparición por la subida del nivel del mar de esta isla del Pacífico, una intervención que ha recibido el decidido apoyo de varios países en desarrollo.
El borrador elaborado por Dinamarca, que preside esta cumbre de la ONU, fue interpretado por ONG ambientalistas como Oxfam Internacional como un intento de favorecer a los países industrializados en el reparto de las cuotas de reducción de CO2.
Al mismo tiempo, circula en la conferencia una propuesta apoyada por países emergentes y en desarrollo, como China, Brasil, la India y Sudáfrica, que defienden mantener el curso iniciado por el Protocolo de Kioto de 1997, al que se han adherido 37 países industrializados y que expira en 2012.
Precisamente, el "texto danés", como se ha apodado la propuesta, pretende tomar una nueva ruta, incluso fuera del camino fijado por la ONU, según Antonio Hill, portavoz de la ONG ambientalista Oxfam Internacional.
El delegado sudanés, Lumumba Stanislaus Di-Aping, ha criticado duramente el documento danés y subrayado que no hay dinero suficiente para zafarse de la responsabilidad de las emisiones de CO2.
El portavoz del G77 ha criticado la intención de los anfitriones daneses de querer crear un nuevo acuerdo y apartarse del Protocolo de Kioto, lo que perjudicaría a los países en desarrollo.
En los próximos días, el grupo de 42 islas y países costeros más amenazados por el cambio climático y los nos alineados del G77, encabezados por China, esperan ser escuchados en las numerosas ruedas de prensa y presentaciones de esta conferencia.