Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tensión en Barcelona tras la última corrida de toros en La Monumental

Los aficionados a los toros protagonizaron una improvisada manifestación

Cataluña se ha despedido de seis siglos de historia taurina con José Tomás, Juan Mora y Serafín Marín. Los tres diestros salieron por la puerta grande de La Monumental de Barcelona y el torero catalán fue llevado en volandas hasta su hotel acompañado de un grupo de aficionados. La improvisada manifestación acabó con varios altercados entre defensores de los toros y antitaurinos.
Tras el éxito de José Tomás, dos orejas, y Serafín Marín, que hizo lo propio, parte de los cerca de 20.000 aficionados que han abarrotado la plaza se han lanzado al ruedo para llevarse de recuerdo la arena de La Monumental, y entre abrazos y alguna pancarta optimista que rezaba 'Continuará...', no han parado de fotografiar el momento.
Después los tres diestros que han participado en la última corrida de toros en La Monumental han salido por la puerta grande. Serafín Marín, torero catalán, ha sido protagonista durante la manifestación que los grupos pro-taurinos hicieron por las principales calles del centro de Barcelona al acabar la corrida.
La policía tuvo que intervenir para evitar altercados mayores entre aficionados y antitaurinos. Mientras los tres espadas salían por la puerta grande un grupo de defensores de los toros se acercaron a los detractores de las corridas.
En medio de cierta confusión, unos y otros se enzarzaron en una pelea con empujones y golpes a la que puso fin una rápida intervención de la policía para evitar más incidentes.
Según fuentes de los Mossos d'Esquadra, no hubo detenidos tras los altercados, y los activistas antitaurinos recogieron sus pancartas y abandonaron las inmediaciones de la plaza.