Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 'thriller' sobre Ribera con "crímenes y trama policial" llega en formato cómic al Prado

Los autores Antonio Altarriba y Keko firman el cómic 'El perdón y la furia', un 'thriller' con la obra de José de Ribera de fondo que incluye "crímenes y trama policial" y que cuenta con el Museo del Prado como editor.
Partiendo de las imágenes de 'Ticio' e 'Ixión' de Ribera, los autores proponen una intriga en la que el protagonista es un profesor universitario obsesionado con encontrar a 'Sísifo' y 'Tántalo', las otras dos 'Furias' mitológicas pintadas por 'El Españoleto' y que han desaparecido sin dejar ningún rastro.
"No queríamos una biografía de Ribera ni un acercamiento a sus pinturas, sino una trama relacionada con su obra", ha reconocido Altarriba, tras señalar que "el punto de conexión" fue su anterior trabajo conjunto, 'Yo asesino'. Las coincidencias en algunos puntos con la obra de Ribera llevó tanto a los responsables como a los propios autores a emprender este trabajo, que se convierte en el segundo cómic editado por la pinacoteca --tras 'El tríptico de los encantados', de Max--.
"Hay un proceso narrativo en los cuadros que lo emparejan al cómic, porque una pintura también tiene alma de viñeta contando una historia en un lienzo", ha defendido Altarriba, premio Nacional de Cómic 2010 y guionista de esta obra, quien ha resaltado que en las viñetas de 'El perdón y la furia' el trazo de Ribera "impregna estéticamente las viñetas".
Así, Keko --dibujante del cómic-- ha optado por hablar "no de un spin off' de 'Yo asesino', pero sí de "un apéndice o un hermano pequeño". "Era obvio que íbamos a continuar con una historia violenta y con asesinatos, pero es que en el Prado mucha parte de su obra, incluido Ribera, tiene algo de esto", ha comentado con humor el autor.
En este sentido, Keko ha hablado de su trabajo resaltando su interés en mostrar esta parte 'oscura', a pesar de que "ahora se está acogotado por el correccionismo político". "Igual no es tan complicado hablar de esto si lo haces con sinceridad: solo hace falta mirar la obra de Ribera", ha apuntado el dibujante.
En este sentido, ha incidido en que durante el proyecto trató de 'convertirse' en Ribera. "Por supuesto, no ha sido un homenaje ni una confrontación con la obra de un maestro del que estás muy lejos, pero sí que te has dejado llevar de la mano y puedo decir que, por lo menos, no ha quedado 'blandito'", ha señalado.
EL PRADO, ABIERTO AL CÓMIC
Altarriba ha defendido la apertura del Prado al cómic, algo que "no tenía tan claro que fuera a ver estando vivo". "Vivimos en una época postmoderna en la que el cruce y el mestizaje es la clave de la innovación y, por eso, el cómic y la pintura tienen mucho que hacer recíprocamente", ha añadido.
"La obligación de un museo que trabaja con artistas muertos hace mucho tiempo es proponer al público nuevas aproximaciones a esa colección", ha aseverado el el director adjunto de Conservación e Investigación del Museo Nacional del Prado, Miguel Falomir, para quien el cómic "tiene el mismo prestigio que la arquitectura, la pintura u otras artes".
EXPOSICIÓN CON MEDIO CENTENAR DE DIBUJOS
En España, se conoció como 'Furias' a cuatro moradores del Hades greco-latino, al que habían sido condenados por haber desafiado a los dioses. Además del significado político inicial desde finales del sgilo XVI, se consideró un asunto idóneo para ilustrar la dificultad máxima en el arte al tratarse de enormes figuras desnudas representando el dolor extremo.
Coincidiendo con la publicación de este cómic, el Museo del Prado tendrá hasta el próximo 19 de febrero una exposición con medio centenar de dibujos de Ribera, junto a diez pinturas y un pequeño repertorio de aguafuertes.