Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polémica por la restauración de la Gran Muralla China con cemento

Un tramo de la Gran Muralla de China, de más de 700 años de antigüedad, ha sido cubierto con cemento por orden de la Oficina de Reliquias Culturales de la provincia de Suizhong. La "reparación" se realizó en 2014 pero ha salido ahora a la luz en los medios chinos.

Según CNN, el trabajo de reparación tuvo lugar cerca de la frontera de la provincia de Liaoning y Hebei. El gobierno, preocupado por el peligro que suponían las piedras sueltas, extendió una uniforme capa de cemento sobre la construcción. Argumentaron que la reforma fue aprobada por el inminente peligro de derrumbe de la muralla y que la belleza tampoco es prioritaria en los trabajos dentales de urgencia. Las fotos de los resultados han sido ampliamente compartidas en Weibo esta semana, donde se ha generado una importante polémica.
Usuarios de Internet chinos han criticado el trabajo de reparación con el hashtag  en Weibo "LagranMurallaaplanada".
"Feliz de que la Venus de Milo no está en China o alguien le habría puesto un brazo nuevo", señalaba un usuario. “¿Es eso restauración? No, es destrucción”, decía otro.
El subdirector de la Sociedad por la Gran Muralla China Dong Yaohui ha señalado que el trabajo de restauración se ha hecho "muy mal". "Se daña el aspecto original de la gran muralla y se lleva la historia de la gente". Dong  cree que es importante que el gobierno chino pueda regular y racionalizar los esfuerzos de restauración de la Gran Muralla.
"A pesar delas buenas intenciones del gobierno local al querer restaurar los ladrillos de la pared, el resultado ha sido todo lo contrario".  Desde 2006, la Ordenanza de Protección de la Gran Muralla en China ha establecido normas estrictas para el desarrollo de destinos turísticos.
La propietaria de un hotel cercano a la polémica restauración ha desvelado a la revista 'Time' que las visitas se han desplomado. Muchos de los que acudían eran amantes de la fotografía o estudiantes de arte.  El cemento ha hecho desaparecer el encanto de lo que buscaban.