Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El promotor de Michael Jackson no fue responsable de su muerte

Un jurado de Los Angeles decidió por unanimidad que el promotor de conciertos AEG Live no fue responsable por la muerte por negligencia de la estrella de la música pop Michael Jackson.

El veredicto, que determinó que el doctor contratado por la empresa no era incompetente para el trabajo, cierra un juicio de cinco meses que ha ofrecido una mirada a la vida privada y los últimos días del cantante.
La demanda por muerte por negligencia fue presentada por la madre de Jackson, Katherine Jackson, y sus tres hijos. La demanda alegaba que "AEG llegó a controlar demasiado de la vida de Jackson. La casa en la que Jackson vivía se la proporcionó AEG, y sus bienes estaban asegurados por si él no podía actuar".
Esos bienes incluían el catálogo de música de Sony/ATV propiedad de Jackson, que contiene incluso canciones emblemáticas de los Beatles.
El juicio, de 21 semanas, ha abierto una ventana a la vida privada y a los últimos días del Rey del Pop. Ha puesto en el estrado no sólo al promotor de conciertos AEG Live sino a todo el modelo de espectáculos en vivo de la industria del entretenimiento.
Tras concluir la fase de los argumentos, el juez envió al jurado a deliberar y éste ha estimado que el promotor de conciertos AEG Live no fue responsable por la muerte por negligencia de la estrella de la música pop.
Los abogados de la familia Jackson habían sugerido en documentos judiciales que los daños podrían exceder de los 1.000 millones de dólares.