Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 3.000 personas participan en actividades para reivindicar que la cerámica sea Patrimonio de la Humanidad

Más de 3.000 personas han participado este fin de semana en el festival '¡Hola Cerámica!', celebrado en diversos puntos de España, para reivindicar que la cerámica sea declarada Patrimonio Inmaterial del la Humanidad, según la Asociación Española de Ciudades de la Cerámica (AeCC), organizadora del evento junto con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
Se trata de la primera vez que se lleva a cabo esta iniciativa en España y, en esta edición, ha contado con más de 60 actividades en 13 municipios de cinco comunidades autónomas. Entre los talleres y eventos organizados, destaca una batalla de barro que ha congregado hasta 1.000 personas en Talavera de la Reina (Toledo) en la que se han empleado 30.000 litros de este material.
En otras localidades se han llevado a cabo eventos similares, como en La Rambla (Córdoba), donde se ha celebrado un concurso de aprendices y maestros del torno alfarero; La Bisbal de l'Empordà (Girona), donde los asistentes han elaborado un mural con barro; y otras iniciativas en diversas poblaciones como rutas turísticas, exposiciones, rutas de senderismo por zonas de extracción de barro, visitas a museos y talleres de artistas o charlas en torno a la cerámica.
Según la AeCC, la reivindicación de la cerámica como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad es un objetivo por el que las organizaciones de ceramistas a nivel europeo llevan trabajando desde hace años. "Reivindicamos la cerámica porque es un material muy ecológico y de uso continuado --ha explicado el gerente de la organización, Oriol Calvo--. Genera muchos puestos de trabajo porque no se puede automatizar y nos identifica con el territorio".
Además, ha hecho hincapié en la tradición alfarera española y en su "estilo decorativo", muy diferente --según dice-- de "la cerámica que se hace en otros países como Italia, Francia y sobre todo Asia, de donde llegan muchos productos manufacturados de forma muy industrial que no tienen nada que ver".
Por ello, la organización ha advertido de la necesidad de que, para que se mantenga esta tradición, se asegure la incorporación de nuevas generaciones a esta técnica y ha señalado que, en las últimas dos décadas, el sector de la cerámica de mesa en España ha pasado de fabricar 60 millones de piezas al año a sólo 10 millones anuales y de emplear a 3.000 personas a contar con unos 200 operarios actualmente.