Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Robert Pattinson y Kristen Stewart, su primera cena romántica tras la infidelidad

Han cenado con unos amigos en un exclusivo restaurante de Los Angeles

Desde que decidieron darse una segunda oportunidad, han intentado que sus vidas vuelvan a la normalidad, y aunque hayan tenido que pedir ayuda a un asesor matrimonial para solucionar su falta de confianza, parece que lo están consiguiendo.
Vuelven a vivir en Los Angeles, aunque se especulara con que Robert Pattinson iba a pedirle a su chica se fueran a vivir a Gran Bretaña para empezar de cero, pero finalmente se han quedado en las colinas Hollywoodienses.
Así que para volver a la rutina, y seguramente haciendo caso a los consejos de su asesor matrimonial, la pareja están saliendo poco a poco, y su último avistamiento ha sido en una íntima cena junto a unos amigos en el exclusivo restaurante Soho House de Los Angeles.
El caso es que nadie se habría dado cuenta de su presencia si dos testigos no les hubieran visto cenando en este lugar.
Robert Pattinson y Kristen Stewart no estaban solos, sino que se encontraban muy bien acompañados por unos amigos, aunque eso no impidió que la pareja se mostrara muy cariñosa en presencia de los demás comensales.
Entonces estos testigos dieron la voz de alarma en Twitter, que rápidamente llegó a oídos de 'Hollywoodlife.com', página que recoge absolutamente todos los movimientos de esta pareja, y ha contado que este restaurante se caracteriza por tener una curiosa iluminación que lo hace muy romántico.
Al parecer, Robert y Kristen actuaban como si estos meses de atrás no hubieran pasado y así lo ha relatado un testigo a esta página web: "Se reían mucho con sus amigos. De vez en cuando Rob y Kristen salían a fumar.
Lo curioso es que actuaron muy cómodos, como si nada de ese drama hubiera pasado. No se sentían incómodos o avergonzados. Fue genial volver a verlos juntos y felices".