Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Los días iguales de cuando fuimos malas', una novela carcelaria sobre mujeres que indaga en la libertad y el mal

La editorial Lumen ha publicado la novela carcelaria 'Los días iguales de cuando fuimos malas', de Inma López Silva. El libro trata sobre la libertad y el mal "desde el punto de vista femenino", ya que las mujeres son consideradas como "más malas y menos libres", según ha explicado la autora en una entrevista concedida a Europa Press.
Para López Silva el libro pretende "romper" la visión que la sociedad tiene de las cárceles, que es un mundo "muy desconocido" para la mayor parte de las personas. La intención de López Silva es contar que cualquiera puede acabar en prisión, por cometer un error o por haber enloquecido, por lo que esta historia aporta un punto de vista que puede ser "interesante" para la gente porque "no es habitual".
Sobre este tema, ha añadido que normalmente se habla de las cárceles como un sitio donde hay gente "muy mala", donde viven situaciones "terribles", pero la realidad "no es así para nada".
El álter ego de la escritora, con el que hay "un juego" entre la autora y el personaje, es la narradora de una historia "basada en personas reales". Por ejemplo, Sor Mercedes, un personaje inspirado en Sor María, la monja que "apareció" en la prensa por haber presuntamente contribuido al robo de bebés durante la dictadura; Rebeca, una mujer gitana inspirada en varias historias "reales" de mujeres gitanas; Valentina, una latinoamericana que ha sido mula del narcotráfico, que es la historia de "muchísimas" chicas que hay en las cárceles españolas; o Laura, una funcionaria de prisiones que causa "rechazo" a muchas lectoras y a otras les "interesa" por ser "una mujer que se comporta como un hombre", ha dicho.
Asimismo, López Silva ha afirmado que, como es "egocéntrica", al personaje que "más quiere" es al suyo, ya que, menos el haber estado en la cárcel, tiene "casi todo" de ella, tanto lo emocional como la relación con la literatura.
Para documentarse a la hora de escribir la novela, la autora mantuvo entrevistas con prisioneros, funcionarios de prisiones y personas del mundo judicial para conocer cómo es el día a día de una prisión y de las personas que viven en ella. López Silva ha dicho que ir a la cárcel y ver "el ambiente que se respira" ha sido un experiencia "maravillosa, emocional y brutal".
Además, la novelista ha mantenido una relación epistolar con un interno del centro penitenciario de A Lama (Pontevedra) que le ha ayudado "mucho", ya que ese punto de vista ha sido "muy bueno" para la novela y "muy educativo" para ella, porque ha aprendido a ver la relación de las personas con el bien y el mal de una forma distinta.
La autora ha comentado que "ojalá" la obra, que fue publicada en gallego por la editorial Galaxia Gutenberg, tenga la misma acogida en castellano, ya que las "buenas críticas" recibidas fueron porque los temas que se tratan "llamaron la atención" tanto del público como de la crítica, y que esos temas no son "específicamente" gallegos, por lo que "no hay ningún motivo" para que a nivel nacional sea lo mismo.
Por otro lado, López Silva ha destacado que está "encantada" con Lumen, ya que es una editorial con la que se ha sentido "especialmente cómoda" porque es "muy femenina" y porque le han ayudado "muchísimo" a mejorar la novela y a trabajar con ella en la traducción.