Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una exposición reivindica "la eterna juventud" de la obra de Peppino Benlliure en el centenario de su muerte

La Casa-Museo Benlliure de Valencia inaugura la exposición 'Peppino Benlliure: 1884-1916. La eterna juventud', que reivindica, a través de más de 150 piezas seleccionadas, la prometedora producción de este autor que se vio truncada por su prematura muerte a los 31 años.
La selección que se podrá visitar hasta el próximo mes de marzo, recuerda la figura de quien fue uno de los más prometedores artistas de la denominada Juventud Artística Valenciana, el joven José Benlliure Ortiz, hijo del maestro José Benlliure, y más conocido como Peppino Benlliure.
La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valencia, Glòria Tello, ha presentado esta iniciativa que pretende, tal como ha explicado, "reivindicar a uno de los artistas más destacados de su generación". La muestra ofrece más de 150 piezas, entre lienzos, documentos y fotografías, la mayor parte de ellos propiedad del propio museo, y otros cedidos por coleccionistas privados y principalmente por el Museo de Bellas Artes de Valencia.
Peppino Benlliure murió el 12 de septiembre de 1916 en la misma casa que ahora, convertida en espacio museográfico, custodia el legado creativo y biográfico de la familia Benlliure. La concejala de Cultura ha presentado esta propuesta, acompañada por el comisario de la muestra y autor del libro-catálogo elaborado ex profeso, Jaume Penalba, y del director de la Casa-Museo, Javier García.
Tal como han explicado todos ellos, Peppino es hoy día un artista poco conocido por el gran público, también en parte por la inexistencia de estudios monográficos sobre su obra. Por ello, esta exposición y el libro-catálogo elaborado para ella "pretenden abrir nuevas vías de difusión, con la finalidad de reivindicar la figura del pintor y paliar su injusto desconocimiento", en palabras de la edil.
Por su parte, el comisario del proyecto ha definido la producción de creador como una "constante búsqueda". Penalba ha agregado que a lo largo de su trayectoria, Peppino tuvo dos maestros principales: en un momento inicial su padre y, posteriormente, Joaquín Sorolla, pero también su búsqueda de una nueva estética le llevó a interesarse por la estética de Zuloaga y otros pintores europeos.
OBRAS EMBLEMÁTICAS
De hecho, la muestra no solo presenta las obras que custodia la Casa-Museo, sino que se ha realizado una cuidada selección de piezas del Museo de Bellas Artes de Valencia y coleccionistas privados. Junto a lienzos emblemáticos del autor, como 'La tartana del Cabanyal', 'La vieja del crisol' o el 'Autorretrato con camisa blanca', se pueden ver también numerosos dibujos, esbozos, fotografías y objetos personales que acercan al espectador al universo creativo del pintor.
El joven artista protagonista de la muestra vivió un periodo extraordinario para la pintura valenciana, entre finales del siglo XIX y principios del XX. En aquel entonces surgió en Valencia una nutrida generación de artistas de renombre y reconocimiento nacional e internacional, con figuras clave como Sorolla, Pinazo, Francisco Domingo Marqués o José Benlliure, entre otros. No obstante, esta circunstancia excepcional condicionó el reconocimiento de algunas figuras de importancia, como es el caso de Peppino Benlliure, cuyo trabajo quedó un tanto difuminado bajo la luz de los grandes maestros.
"Por ello, y coincidiendo con el primer centenario de su muerte, hemos considerado oportuno reivindicar a este artista como uno de los más destacados de su generación", ha explicado la concejala de Cultura. Además, el Ayuntamiento es titular desde 1957 de la Casa-Museo Benlliure, un espacio museográfico dedicado precisamente a su memoria y a la de su padre, el famoso pintor José Benlliure Gil, y una institución que conserva la mayoría del legado artístico y documental del pintor.
'Peppino Benlliure: 1884-1916. La eterna juventud', podrá verse hasta el próximo mes de marzo. El objetivo, además de conocer la pintura del joven maestro y disfrutarla, es "propiciar la visibilización de su quehacer artístico más allá del propio museo", ha asegurado Glòria Tello, quien ha defendido la importancia "fundamental de contar con una publicación que aborde de manera adecuada su figura y su obra".
"EXCESIVA PRECARIEDAD"
La concejala ha concluido destacando el "importante esfuerzo de organización" efectuado desde la Concejalía de Cultura, "sobre todo teniendo en cuenta que se partía de una situación heredada de excesiva precariedad, con unos museos que habían perdido su propia identidad y estaban poco valorados". Tello ha indicado que la nueva política expositiva de la Concejalía va dirigida a mejorar la situación poco a poco, "un esfuerzo", ha asegurado, "que merece la pena".
Finalmente, ha agradecido el apoyo del personal de la Concejalía y de la Casa-Museo Benlliure, del Museo de Bellas Artes de Valencia y de los particulares y familiares que han colaborado prestando sus obras, y ha concluido con una llamada "a las valencianas, valencianos y visitantes para que vengan a conocer esta muestra hasta ahora inédita de una de las figuras más destacadas de la Juventud Artística Valenciana".