Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El espectacular cambio físico de Julian Contreras Junior

Solo cinco semanas, cinco, le han bastado a Julián Contreras para demostrar a través de sus redes sociales que ya no es el patito feo que recordamos a la sombra de sus hermanos de Ordóñez en cuanto a físico, sino que se ha convertido en un hombre muy atractivo y con el que muchas madres soñarían tener como yerno para sus hijas, físicamente muy distinto al Julian que vimos en GH Vip 4.
Y es que el hijo pequeño de Carmina Ordoñez, parece que no solo se ha transformado físicamente y luce un aspecto increíble a sus 31 añitos, sino que continua cultivando su mundo interior. De siempre se ha sabido que Julián tiene un lado culto y sensible que expresa en forma de escritura y que ha demostrado publicando tres libros, y que hace unos días en redes anunció que está inmerso en la redacción de la que sería su cuarta obra.
El hermano de Cayetano y Fran Rivera,se ha tomado muy en serio los propósitos del nuevo año de cambiar y mejorar su aspecto y es que no solo se ha modernizado en la forma de vestir sino que se está preocupando de conservar el cuerpo musculoso que luce desde hace unos meses y no para de mostrarlo en su red social de Instagram.
Tras su paso por Cámbiame VIP estaría abierto a encontrar el amor, ya que se le pudo ver en dicho programa tontear abiertamente con la estilista Natalia Ferviú a la que pidió una cita en directo y la invitó a salir a cenar, invitación que la Ferviú aceptó, reconociendo lo que tod@s pensamos: que Julian Contreras se ha vuelto todo un bombón.
Estaremos atentos, porque no sabemos si Contreras se habrá cerrado su perfil en Tinder, que utilizaba para ligar ocmo el mismo admitio hace unos años, pero lo que si es seguro es que al paso que va, no parece que vaya a durar mucho tiempo soltero.