Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arte emergente apuesta por la crítica social en su cita en el Swab

Nuevas voces latinoamericanas y del Magreb resuenan en la feria
La crítica social y los mensajes reivindicativos son una constante de los artistas emergentes actuales, como muestran gran parte de las obras expuestas en la IX Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Barcelona - Swab, que se podrá visitar entre el viernes y el domingo en el Pabellón Italiano de Fira de Barcelona en Montjuïc.
En declaraciones a Europa Press, el director de la feria, Joaquín Díez-Cascón, ha destacado que el arte emergente está "implicado totalmente" con las cuestiones políticas y sociales, como consecuencia de la crisis, la globalización y el cambio de valores.
"Los artistas son personas con las mismas inquietudes que nosotros, pero que tienen la facilidad de expresarse a través de medios distintos", ha dicho Díez-Cascón, que ha celebrado este medio pacífico de expresión.
Esta cuestión se hace evidente en la sección que da voz a los artistas latinoamericanos y de la región del Magreb --novedad de esta edición--, así como de los espacios 'In-Out' y Swab 'Seed'.
En el espacio latinoamericano, la mexicana Amor Muñoz se viste con un mono de trabajo para emular la producción industrial y también del arte contemporáneo actual con dibujos de circuitos tecnológicos hechos con acuarelas a ritmo de un metrónomo durante ocho horas.
"Me convierto en una autómata y contrapongo lo clásico con lo tecnológico", ha explicado Muñoz, mientras llevaba a cabo una manufactura rítmica.
El artista cubano Carlos Martiel utiliza el cuerpo como si fuera un lienzo en blanco para criticar "abusos de poder", y protagoniza performances extremas de impacto que generan empatía, como el proceso de descoser de un cuerpo todas las estrellas de la Unión Europea (UE) para depositarlas en el suelo.
En la feria se codean artistas más explícitos con otros que no lo son, y el casod el 'Focus Magreb' constituye un punto de encuentro para compartir proyectos de distintos colectivos de Marruecos, Argelia y Túnez.
El comisario Xavier de Luca ha remarcado que en este espacio se pueden ver iniciativas independientes de la región que son muy potentes y destilan mucha energía e implicación, que son infravaloradas pese a su gran calidad.
Desde hace tres años África tiene un lugar en la feria, pero este año estrena una nueva sección, que invitará a colectivos como L18 (Marrrakech), Atelerie de l'Observatoire (Laasilat, Casablanca), Box24 (Argel), Trans-Cultural Dialogues (Argel), BAC Art Center (Sabelet Ben Ammar, Túnez) y North Africa Cultural MobilityMap y Jiser (Barcelona-Túnez).
Un total de 73 galerías exhibirán la obra de más de 300 artistas hasta el domingo, con una treintena de galerías consolidadas, tanto del ámbito nacional como del internacional.
La obra más cara de la feria --que este jueves celebra fiesta de inauguración en el Macba junto al Barcelona Gallery Weekend-- es un lienzo mural de Karl Marx de 35.000 euros procedente del artista mexicano Joaquín Segura, mientras que la obra más económica es un póster de Francesc Abad de 10 euros.
'IN/OUT'
Otro de los programas nuevos de la feria es el proyecto expositivo "arriesgado" comisariado por Frederic Montornés e Imma Prieto que, bajo el título 'In/Out', mostrará a una decena de artistas de galerías barcelonesas que no podrán participar en la edición coincidiendo con el Barcelona Gallery Weekend.
La feria se ha propuesto aumentar el número de visitantes respecto al año pasado, en que alcanzó 18.000 participantes, si bien espera que las visitas muestren más interés y contacto con las galerías, de las que en 2015 había 65 y en 2014 un total de 59.