Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El artista chino disidente Ai Weiwei lleva una exposición a Alcatraz

Uno de los disidentes chinos más conocidos, Ai Weiwei, se ha apropiado de la antigua prisión estadounidense de Alcatraz como una forma de subrayar las condiciones difíciles de los activistas detenidos.

A partir del 27 de septiembre, la antigua isla penitenciara convertida en parque nacional en la bahía de San Francisco ofrecerá a los visitantes la oportunidad de ver siete instalaciones diseñadas por el artista y activista Ai Weiwei.
Ai, durante décadas un crítico del historial del gobierno chino sobre la libertad de expresión y los derechos humanos, creó las piezas sin haber visitado nunca Alcatraz. Se le ha prohibido salir de China desde su detención de 81 días de duración allí en 2011.
La exposición, llamada @Large, refleja el dolor y el aislamiento de la detención con trabajos como el masivo "Trace", que muestra retratos de 176 activistas y prisioneros políticos construido totalmente con 1,2 millones de bloques de Lego.
"Cuando la gente está detenida por sus creencias, tienes un sentido del aislamiento, de que estás siendo olvidado por el mundo", dijo Cheryl Haines, directora ejecutiva de la Fundación FOR-SITE, organizadora de la exposición.
"Es su forma elocuente de decir 'No nos hemos olvidado de vosotros", dijo Haines acerca de "Trace".
Otro trabajo, "Stay Tuned", abarca 12 celdas individuales, cada una de ellas equipada con un asiento y altavoces que reproducen diferentes grabaciones de artistas que han sido detenidos, incluida la banda rusa feminista de punk Pussy Riot.
Después de que Haines planteara a Ai la creación de una exposición en Alcatraz, el proyecto completo se creó en unos nueve meses, mucho más rápidamente que el típico marco temporal de dos o tres años.
El artista está sujeto a restricciones de viaje y no está claro cuándo se levantarán. Cuando se le preguntó por qué no se había permitido a Ai acudir al evento en San Francisco la portavoz del ministro chino de Exteriores Hua Chunying dijo que no entiende "la situación pertinente".
"China es un país gobernado por la ley", dijo Hua. "Los departamentos pertinentes, de acuerdo con las leyes chinas y las regulaciones sobre entrada y salida del país, tratan con la entrada y salida de los ciudadanos chinos".
La exposición trata temas que Ai, de 57 años, había explorado a lo largo de su carrera así como en una exposición a principios de este año en Berlín, que mostró una reproducción de la celda blanca donde estuvo retenido por las autoridades chinas. En este último trabajo, el foco se centra más en las experiencias de otros detenidos.
Las instalaciones abarcan cuatro zonas de Alcatraz, incluidas tres que están normalmente bloqueadas al público.