Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cuerpo de Carrie Fisher, a la espera de la autopsia

La familia Fisher-Reynolds está viviendo una situación extraordinaria tras la muerte seguida de Carrie Fisher y de su madre, Debbie Reynolds, por ese motivo el forense que debía hacerse cargo del cuerpo de la protagonista de La Guerra de las Galaxias ha decidido parar la autopsia hasta que se aclare la situación familiar.
La doble tragedia ha tenido un efecto cascada, complicando los planes funerarios. Fuentes de la familia comunicaron a TMZ que cuando Carrie falleció, el forense se puso en contacto con su hija, Billie, para pedir el permiso para hacer la autopsia. El portal ha sabido que la joven actriz, angustiada, pasó a su padre, Bryan Lourd, la autoridad para tomar decisiones en este sentido.
Fuentes de la familia aseguran que sus abogados se pusieron en contacto con el forense y expresaron algunas preocupaciones acerca de seguir adelante, aunque no fueron específicos. Se sabe que en algunos casos los familiares de los fallecidos se comunican con el forense y le piden que no realicen una autopsia, a menudo debido a razones religiosas.
Por su parte, el responsable de la custodia del cadáver de Fisher en Los Ángeles está esperando la decisión del agente de actores. No solamente para efectuar la necropsia, sino también para solicitar información a la aerolínea del avión en el que sufrió el ataque al corazón, además de saber qué tipo de medicación tomaba la estrella y su historial médico.
Según ha sabido TMZ, la muerte de la matriarca ha llevado a toda la familia al caos y está complicando también un doble entierro en Hollywood Forever Cemetery, que todavía no tendría fecha.