Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho cosas que has aprendido en las películas y que son mentira

Mitos en el cineInformativos Telecinco

En ocasiones las películas han popularizado ciertos mitos que, de hecho, no son ciertos, pero que muchos asumimos y creemos. The Huffington Post ha publicado una lista en la que revela ocho mentiras que hemos aprendido de las películas.

1. El tiburón es la gran amenaza de las playas
En muchas películas se presenta al tiburón como el gran enemigo de las playas, pero no son algo a lo que debas temer. Rara vez se produce un ataque mortal por parte de un tiburón a los bañistas, y más aún si este tiene lugar en la orilla. Los tiburones son los que deberían tener miedo a los humanos ya que, en el último año, han acabado con 11.417 tiburones por hora.
2. Tienes derecho a una sola llamada cuando estás arrestado
Tal vez este sea el mito más popular de la lista. Según las películas, el detenido tiene derecho a una sola llamada, pero en la Constitución no hay ningún apartado dedicado a ello. A lo que tiene derecho el arrestado es a un abogado. Una vez que este llega, se podrán realizar una o varias llamadas.
3. Los lemmings se suicidan en masa saltando por un acantilado
Este mito empezó en 1958 debido al documental de Walt Disney llamado ‘Wild Wilderness’. Los pequeños roedores del Ártico fueron grabados en Canadá, un hábitat al que no están acostumbrados. Estos animales, después de ser liberados, se precipitaron por un barranco. Fue entonces cuando comenzó la leyenda urbana del suicidio de los lemmings. Los científicos han desmentido esta teoría.
4. Caminar en las arenas movedizas es una buena manera de ser tragado
En el último siglo, la industria cinematográfica se ha encargado de extender el mito de que las arenas movedizas pueden engullir por completo a la gente dentro de la tierra. Es cierto que te pueden atrapar, pero es difícil que lo hagan más allá de la cintura. Al parecer es presumiblemente fácil liberar las piernas y flotar sobre la espalda para ponerse a salvo.
5. Las faldas son una antigua tradición en Escocia
En 1995, la película ‘Braveheart’ narró la historia de un guerrero escocés llamado William Wallace, que vivió en el siglo XIII. Wallace, al igual que otros personajes, vestía con falda. Esto hizo pensar al espectador que las faldas escocesas son una vieja tradición. Esto no es posible ya que, las faldas escocesas fueron inventadas en el siglo XVI y se hicieron populares tiempo después.
6. El iglú es la casa más utilizada por los esquimales
‘Nanook, el esquimal’ se estrenó en 1922 y se considera la primera película documental. En ella se narra la vida de una familia esquimal y se puede ver cómo construyen un iglú. Generalmente, la palabra ‘iglú’ se asocia a las casas de nieve, pero los esquimales no viven allí todo el año. Su alojamiento habitual está construido con madera o piedra.
7. Un pequeño agujero en un avión causa una catástrofe.
La culpable de este mito es la película de James Bond, ‘Goldfinger’. Un disparo durante un enfrentamiento en el avión causa la despresurización y el villano es tragado a través de la ventana. The MythBusters lo ha probado y ha descubierto que un pequeño agujero de bala no tiene grandes consecuencias. Un orificio del tamaño de una ventana puede hacer que se pierdan objetos cercanos, pero el desastre se puede evitar gracias a las habilidades del piloto.
8. La piel podría ahogarse si se cubre de algo parecido al oro
‘Goldfinger’ también es la responsable de popularizar este mito. En esta película, Jill Masterson pierde la vida cuando su cuerpo es pintado con oro. Bond dice que esto se produce porque su cuerpo respira a través de la piel. Cubrir el cuerpo con pintura puede ser dañino si se cubren los poros y dicha pintura es tóxica, pero la piel no respira. Respirar por la boca o la nariz es suficiente para no morir asfixiado.