Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo conseller de Cultura, sobre el exconseller cesado: "Todos tenemos momentos de debilidad y fortaleza"

El nuevo conseller de Cultura de la Generalitat, Lluís Puig, ha dicho sobre el exconseller de Economía y Conocimiento Jordi Baiget, cesado por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, por pérdida de confianza en éste tras dudar del 1-O: "Todos tenemos momentos de debilidad y de más fortaleza".
Preguntado por si entendió o empatizó con Baiget, Puig ha añadido que "se entiende" y que todos somos humanos, con momentos en los que se reflexiona en voz alta y en que se comparte un diálogo con amistades, ha dicho en una entrevista a TV3 recogida por Europa Press.
"No quiero criticarlo ni aplaudirlo. Se manifestó con toda sinceridad. Con todo el respeto creo que ha sido un gran conseller desde la distancia con la que yo le he conocido", ha agregado Puig.
Sobre el referéndum ha dicho que el Gobierno trabaja tanto para los que quieren votar como para los que no, porque "el Govern no es partidista", y que la victoria de Cataluña será el día 1 de octubre cuando se vote.
ESTABA EN LA VALL DE BOÍ
Ha explicado que la tarde del lunes la crisis de gobierno le cogió en la Vall de Boí (Lleida), y ha dicho que el martes por la mañana el exconseller de Cultura Santi Vila --que ha asumido la cartera de Baiget-- le pidió si podía poner su nombre a disposición del presidente.
El conseller ha destacado la fantástica relación con Santi Vila, y ha dicho que lo primero que pensó es que después de todo lo realizado en su vida "ahora llega este punto que es el mayor honor que se puede tener", aunque siempre se ha sentido un trabajador por y para la cultura.
Sobre los retos del cargo, ha dicho que es un momento difícil porque este mismo viernes tiene que recibir notificaciones del litigio de las obras de arte de Sijena, además de haberse dado esta semana las sentencias sobre cuatro leyes recurridas en el TC sobre lengua, todo ello además del proceso soberanista: "Jurídicamente hay un panorama tenso, de diferentes importancias".
"Si hacemos las cosas bien como las estamos haciendo bien, el final estará bien", ha dicho Puig al ser preguntado sobre su preocupación por su patrimonio y por una eventual inhabilitación, ante lo que ha apelado al civismo, diálogo, democracia, e incluso a la sonrisa.
Ha dicho que el caso de Sijena "es un despropósito tras otro", y que solo llegar ha presentado un recurso, mientras que sobre las leyes sobre el catalán, ha dicho que falta una lectura profunda, jurídica y política de las sentencias.
Ha destacado que la cultura tiene que poder generar más empleos, y ha lamentado que cuesta explicar la valía de los creadores catalanes: "Cada día de la semana hay artistas catalanes que actúan por el mundo".
Preguntado sobre quienes la llaman 'sardanista', ha dicho que es un placer y un honor, y ha admitido ser un fan de la danza desde joven, estrenándose en el cargo la noche del jueves con el paso de la compañía Béjart Ballet Lausanne.