Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cambio de vida del jugador de fútbol Neymar

El jugador de fútbol Neymar cambia por completo de vida. Si a principios de verano le veíamos disfrutando de las vacaciones junto a su chica Bruna Marzequine días más tarde nos enterábamos de que la pareja había roto y ahora pone rumbo a una nueva ciudad y deja al Fútbol Club Barcelona.
A veces, la cosas cambian de un momento a otro. Así ha sido el caso del jugador de fútbol Neymar. Después de unas idílicas vacaciones en Los Ángeles a principios de junio, solo un par de semanas más tarde el futbolista confirmaba que había puesto fin a su relación con la joven.
Y aunque no es la primera vez que se da una ruptura en esta pareja, esta podría ser la definitiva. Neymar y Bruna había retomado su relación a principios de año. Algunos medios apuntaban a que la ruptura se debía a una negación por parte de la joven cuando el futbolista le pidió matrimonio.
Ahora, Neymar ha dedicido zanjar los rumores de su marcha del Barcelona, el equipo del que nunca se qería ir tal y como el confesara en varias ocasiones. Lo ha hecho acudiendo a entrenar con sus hasta ahora compañeros y reuniéndoles en los vestuarios para comentarles su más que posible marcha.
Así lo ha comunicado el propio equipo de fútbol español. Su marcha podría ser al país vecino, Francia, para jugar en el PSG, donde cobraría mucho más que en el Barcelona. Todavía queda por ponerse de acuerdo ambos equipos pero algunos medios deportivos ya afirman que la presentación de jugador en su nuevo equipo podría darse el próximo viernes.
Parece que la vida del jugador ha dado un giro de 180º, cambiando su estado civil, de equipo y de país, dejando atrás un país y un equipo del que parecía que no quería irse nunca.