Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cambio climático propagará el temido Chikungunya por Europa y EEUU

Mosquito tigreEFE

La temible enfermedad viral transmitida por mosquitos Chikungunya se encuentra generalmente en áreas tropicales, pero el cambio climático va a propagarla al sur de Europa y a Estados Unidos.

Investigadores de la Universidad de Bayreuth y del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) de Estocolmo han descubierto cómo el cambio climático está facilitando la propagación de este virus.
Incluso si el cambio climático sólo progresa moderadamente -como los científicos están observando actualmente- el riesgo de infección continuará aumentando en muchas regiones del mundo hasta finales del siglo XXI. Si el cambio climático continúa sin control, el virus podría incluso extenderse al sur de Europa y los Estados Unidos. Los investigadores han publicado sus hallazgos en Scientific Reports.
Son el mosquito tigre asiático y el mosquito de la fiebre amarilla los que infectan a los humanos con el virus Chikungunya. El clima afecta la propagación de un virus transmitido por mosquitos de dos formas principales. En primer lugar, desempeña un papel crucial en la distribución geográfica de los mosquitos, que sólo pueden prosperar a largo plazo si la temperatura y los niveles de precipitación son lo suficientemente altos. En segundo lugar, el virus se replica especialmente rápidamente en el cuerpo del mosquito si la temperatura ambiente es alta y se mantiene relativamente constante durante el transcurso del día.  Por esta razón, el riesgo de infectarse con el virus Chikungunya se ha limitado hasta ahora a regiones tropicales de África, Asia y América del Sur.
Un equipo de investigadores de la Universidad de Bayreuth dirigido por Carl Beierkuhnlein y sus colegas en ECDC en Estocolmo Jan Semenza y Jonathan Suk, han investigado las condiciones climáticas que facilitan la propagación del virus Chikungunya. Examinaron los factores responsables de las condiciones climáticas en regiones que tradicionalmente tenían una alta tasa de infección.
Los datos recopilados les permitieron generar un mapa del mundo que muestra las áreas donde el riesgo de infección es particularmente alto. Con este fin, los investigadores seleccionaron un enfoque basado en 'aprendizaje de máquina' que se utiliza a menudo en la conservación de la naturaleza y la vida silvestre para desarrollar modelos para la distribución de varias especies de plantas y animales. El enfoque hace uso de un programa informático basado en el llamado "método de entropía máxima", que se ocupa de todos los cálculos estadísticos necesarios. "En estrecha colaboración con los investigadores del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), pudimos obtener una sofisticada visión global del riesgo de infección por Chikungunya", dijo en un comunicado Nils Tjaden, investigador doctoral en el equipo de biogeografía de Bayreuth.
¿Cómo se verán afectadas las actuales áreas de riesgo por el cambio climático? Esto depende de los supuestos subyacentes con respecto al curso futuro del cambio climático global en el que se basan los cálculos. Los investigadores de Bayreuth y Estocolmo utilizaron dos escenarios diferentes de cambio climático. Uno de los dos escenarios supone que el cambio climático progresará moderadamente y que el objetivo del IPCC de 2 grados centígrados por año sólo se perderá ligeramente. La temperatura global promedio aumentaría en 2,6 grados Celsius para el año 2100 en comparación con los tiempos preindustriales. Sobre esta base, los cálculos apuntan a una tendencia general que hará que las condiciones climáticas en todo el mundo sean más favorables para las infecciones por Chikungunya.
Por el contrario, el segundo escenario supone que el cambio climático se dejará sin control en gran medida. Aquí la temperatura global promedio aumentaría cerca de 4.6 grados Celsius por el año 2100 comparado con los tiempos preindustriales. En este caso, las regiones con alto riesgo de Chikungunya crecerían notablemente. El virus probablemente se extendería a los países del sur de Europa, así como a los Estados Unidos.
"Debido a que aún no hemos desarrollado una estrategia global que reduzca efectivamente el cambio climático, este escenario parece ser más probable que el otro. En las latitudes templadas, el riesgo de infección por Chikungunya puede alcanzar niveles incluso mayores que la proyección dada en el segundo escenario", dijo el profesor Beierkuhnlein.
"La gente ya ha sido infectada con Chikungunya en Italia, Francia y Florida, sin embargo, estos casos son todavía demasiado raros para jugar un papel significativo en nuestro modelo. El potencial climático de nuevas enfermedades en el sur de Europa y los EE.UU. es probablemente subestimado", explicó Stephanie Thomas, investigadora de biogeografía en Bayreuth.
Según las predicciones del equipo, el riesgo de Chikungunya sólo es probable que disminuya ligeramente en dos lugares: India y en el extremo sur del Sahara. ¿La razón? Las condiciones en esos lugares podrían llegar a ser incluso demasiado extremas para los mosquitos.