Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La baronesa Thyssen exige "un marco legal, justo y global" para que su colección siga en España

Reclama "un marco jurídico equiparable al que ofrecen las grandes pinacotecas internacionales"
La baronesa Thyssen, Carmen Cervera, ha reclamado "un marco legal, justo y global" para la permanencia de su colección en el Museo Thyssen, en referencia a la renovación del acuerdo de las obras que la baronesa cedió para su exposición en el museo madrileño, que ha expirado este lunes, día 30 de enero.
"Deseo profundamente que mi Colección de arte pueda seguir en España de forma permanente siempre y cuando tenga un marco legal que respete y proteja el valor de esta Colección única, que garantice la accesibilidad y movilidad de las obras para poder llevar a cabo exhibiciones en todo el mundo y para dotar a la Colección de mayor visibilidad --afirma la baronesa en un comunicado--. En definitiva, que se ofrezca a mi Colección un marco jurídico equiparable al que ofrecen las grandes pinacotecas internacionales".
Precisamente, este martes 31 de enero el ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha revelado que la baronesa ha pedido un "cambio en las negociaciones" sobre la permanencia de su colección en el Museo Thyssen, durante el Desayuno Informativo de Europa Press celebrado en el Hotel Intercontinental de Madrid.
Méndez de Vigo ha explicado que este "cambio en las negociaciones" no es económico, puesto que la cesión es gratuita, y ha asegurado que el Ministerio ha sido "generoso" en esta negociación. No obstante, ha señalado que la baronesa puede hacer "lo que considere" con su colección puesto que se trata de "su situación personal".
Mientras, en el comunicado difundido a los medios, la baronesa subraya que su misión en los últimos años y su "gran preocupación en este momento es el mantenimiento, conservación y crecimiento" de la colección que recibió "en parte como legado del Barón Thyssen, aumentándola sustancialmente desde entonces y llegando a las 1.300 obras".
En este sentido, ha recordado que ha sido reconocida como la colección "más importante en manos privadas del mundo", compuesta por obras de maestros antiguos, así como figuras del impresionismo y postimpresionismo francés, americano, expresionismo alemán, cubismo y españoles de los siglos XIX y XX.
La baronesa también ha señalado que, para hacer accesible al público su colección, el 15 de febrero de 2002 realizó un préstamo gratuito al Museo Thyssen de 655 obras (317 de ellas pertenecientes a la colección internacional y 338 a la colección española) por un plazo de once años.
Ha indicado a continuación que, tras finalizar en 2013 el convenio que regulaba la cesión gratuita al Museo Thyssen de esta colección, el futuro de la misma ha entrado en "una situación de inseguridad jurídica, sometida a renovaciones anuales cortoplacistas y sin abordar aspectos esenciales para su futuro".
En este punto, se ha referido al régimen de disposición, movilidad y exposiciones mundiales de las obras, así como al régimen fiscal de la cesión y de su dedicación a la misma y las funciones de desarrollo cultural previstas en el Acuerdo Cultural con el Ministerio de Educación suscrito el 24 de febrero de 2000; y al régimen jurídico de las obras.
En su opinión, por todo ello, el convenio suscrito en 2002 y sus sucesivas prórrogas "están obsoletos y requieren una actualización que contemple la cesión de la colección de una forma global".
PIDIÓ UNA MESA TRIPARTITA DE NEGOCIACIÓN
Además, ha señalado que "para establecer una nueva solución clara y estable a largo plazo sobre esta cesión", el pasado diciembre de 2016 solicitó la creación de una mesa conjunta con las tres partes implicadas: el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Fundación Thyssen-Bornemisza; la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural; y el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.
Sin embargo, por razones que dice desconocer, lamenta que no haya sido posible crear esta Comisión Tripartita, lo que le ha obligado a solicitar al Ministerio de Cultura "la puesta marcha de los mecanismos administrativos para iniciar el traslado" de su colección a otras sedes o países, decisión que afecta a su colección (Carmen Thyssen-Bornemisza) cedida al Museo Thyssen de Madrid, compuesta por 430 obras, entre las que destacan obras de Paul Gauguin, Eduard Monet, Edgar Degas, Henri de Toulouse-Lautrec, Pieter Brueghel, Edward Hopper, Pablo Picasso, entre otras.
La baronesa concluye su comunicado destacando que "durante los últimos 40 años" se ha "esforzado" y le ha "apasionado ser mecenas cultural", dando a conocer su colección por todo el mundo, con más de 40 exhibiciones internacionales temporales que realizó de la mano del conservador del Museo Thyssen, Tomás Llorens, además de ser "pionera" en China donde expuso tres meses en Shanghái y otros tres más en Pequín, junto con varios préstamos gratuitos de diversas obras tanto al Museo Carmen Thyssen de Málaga como a la Fundación 'Centre d'Art Collecció Catalana de Sant Feliu de Guixols'.
"Siendo como soy, una coleccionista privada, lo que no he hecho nunca es tener los cuadros para mi disfrute personal, al contrario, siempre me ha gustado compartirlos con el público. Los pintores, para mí, no pintan para uno sólo. Mi pasión es el arte y mi deseo es que mi Colección pueda exhibirse en España siempre que esté amparada en un marco legal, justo y global", finaliza el texto.