Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La alfombra roja de los Oscars, lista para el desfile de estrellas

A estas horas, la alfombra roja de los Oscars es un campo de batalla de técnicos y actores que interpretan a otros actores. Todo está medido al milímetro. Julianne Moore, J.K. Simmons, Patricia Arquette, han acumulado premios durante toda la temporada y parece cantado que subirán a recoger su Oscar. Las incógnitas de la noche se dejan para tres de las grandes categorías. Mejor actor es un pulso entre Batman y Stephen Hawking. Michael Keaton y Eddie Redmayne cuentan con el apoyo incondicional de público y crítica, y cualquiera de los dos podría llevarse a casa al hombrecillo dorado. El difícil camino de niño a adolescente narrado en Boyhood tiene muchas posibilidades de otorgarle la preciada estatuilla a su director, Richard Linklater. Nadie quiere dejar pasar la oportunidad de premiar al alma de un proyecto que ha tardado más de 12 años en completarse. La desenfrenada imaginación de Iñarritu no está dispuesta a ponerle las cosas fáciles, aunque su mejor opción está en el premio gordo de la noche. Entre Birdman y Boyhood, los gurús auguran una victoria de la cinta capitaneada por el cineasta mexicano. Una locura rodada en un falso plano secuencia que ha dejado a muchos con la boca abierta. Las bazas de El Gran Hotel Budapest, Whiplash y Selma quedan relegadas a los premios técnicos. Por muchos, considerados menores, pero que otorgan al instante estatus de película ganadora de Oscar. Un premio que otorga la industria de Hollywood y que durante 87 años ha servido para convertir esta sencilla alfombra de color rojo en el desfile de estrellas más famoso del cine.