Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de la mitad de los actores y bailarines españoles no trabajó en 2015 y solo un 8% ingresó más de 12.000 euros

El 43 por ciento de los intérpretes y bailarines españoles realizó algún trabajo sobre los escenarios o frente a las cámaras durante 2015, una cifra inferior al 63 por ciento de 2011 y al 66 por ciento registrado en 2004, según muestran los datos del 'Estudio sociolaboral del colectivo de actores y bailarines en España', realizado por la Fundación AISGE y que se ha presentado este jueves.
Este informe, con datos obtenidos entre enero y abril de este año a partir de 3.282 encuestas realizadas a actores y bailarines afincados en España (el 39% del total), refleja que entre quienes trabajaron como artistas en 2015, el 46 por ciento lo hizo durante menos de 30 días a lo largo del año, a diferencia del 30 por ciento en 2002 y del 42 por ciento en 2010.
Este estudio, dirigido por el sociólogo Walter Actis, al igual que los dos anteriores, realizados en 2004 y 2012, muestra también que solo el 8,17 por ciento de los intérpretes ingresó más de 12.000 euros anuales y que apenas el 2,15 por ciento superó los 30.000 euros en 2015.
En este sentido, revela también un descenso en los ingresos: el 53 por ciento no supera los 3.000 euros anuales, a diferencia del 34 por ciento de 2002 o el 45 por ciento de 2010. En concreto, el 29 por ciento obtuvo menos de 600 euros durante todo el año (una media de 50 euros mensuales), mientras que otro 24 por ciento se quedó en la franja entre los 601 y los 3.000 euros.
A la luz de estas cifras, AISGE denuncia un agravamiento de la precariedad al que se refiere como "callejón sin salida" y destaca un incremento en el porcentaje de trabajadores sin contrato: un 11,7 por ciento, cinco puntos más que en 2011.
Por ello, tal y como subrayan, los artistas españoles buscan otras fuentes de ingresos: el 46 por ciento tiene habitualmente un empleo al margen de la profesión artística; el 13 por ciento encuentra ocupaciones más o menos relacionadas con el sector; y el 33 por ciento está ocupado en trabajos que no están relacionados con la interpretación.
MUJER: MENOS TRABAJO Y MENOS SUELDO
Este estudio realizado por AISGE revela por otro lado diferencias entre los hombres y las mujeres: la tasa de desocupación como artistas se eleva al 51,6 por ciento entre ellas y desciende hasta un 45,4 por ciento entre los varones.
Respecto a los ingresos, las mujeres predominan en el segmento de ingresos inferiores a 600 euros anuales (un 35 por ciento frente a un 24 por ciento entre los hombres). En cambio, la presencia de las mujeres escasea en franjas de ingresos más favorables, puesto que solo el 26 por ciento de actrices perciben más de 6.000 euros al año, un porcentaje que en el caso de los artistas alcanza el 39 por ciento.
Además, también son más las mujeres que trabajan sin contrato --el 13,8 frente a un 9,9 por ciento entre los hombres-- y las que no superaron las dos semanas de trabajo durante 2015 fueron el 19,6 por ciento del total, un porcentaje que se redujo al 14,3 por ciento en el caso de los actores.
En cuanto a la situación de los profesionales en función de su franja de edad, los menores de 35 años trabajan más que los de las generaciones anteriores, pero, en contrapartida, los ingresos que obtienen los artistas emergentes son inferiores que los de mayor edad.
En concreto, trabajan en el sector artístico el 48 por ciento de los artistas menores de 35 años, pero este índice se reduce hasta el 43 por ciento en los mayores de 45 años. Además, el grupo de mayor edad es el que recurre menos a otras ocupaciones (40 por ciento frente al 50 por ciento).
El estudio promovido por la Fundación AISGE realiza además un análisis de la profesión desde una perspectiva territorial y refleja que más de la mitad de los artistas censados (el 53 por ciento) residen en la Comunidad de Madrid, mientras que Cataluña asume el 18 por ciento del colectivo. Andalucía es el hogar del ocho por ciento de los intérpretes españoles, mientras que la Comunidad Valenciana, Euskadi y Galicia acogen en cada caso al cinco por ciento de estos profesionales.