Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yanagihara llega a España con 'Tan poca vida': "Es imposible ser adulto y no conocer a alguien que haya sufrido abusos"

La escritora norteamericana Hanya Yanagihara publica en España 'Tan poca vida' (Lumen), una novela que recorre las vidas de cuatro jóvenes en Nueva York aunque centrada en Jude, un inteligente abogado que sufrió abusos sexuales en su infancia y que marcarán su vida y la del resto de sus amigos.
Preguntada en una entrevista con Europa Press sobre las conexiones entre la autora y los relatos narrados, Yanagihara ha reconocido que hoy en día resulta "imposible ser adulto y no conocer a alguien que haya sufrido abusos sexuales de pequeño, aunque muchos crean que eso no les afecta".
En cualquier caso, ha explicado que uno de los objetivos cuando abordó la escritura de 'Tan poca vida' era no tanto hablar de los abusos "per sé", sino "los desequilibrios de poder que generan y cómo afectan a una persona a lo largo de su vida, llegándola a destruir".
Malcolm, un arquitecto de color apegado a su padre y al dinero; JB, un artista homosexual ambicioso y Willem, un actor con un triste pasado familiar, conforman el grupo de amigos treintañeros de Jude que intentan abrirse paso en una Nueva York que, en ocasiones les acoge con los brazos abiertos, y en otras se les muestra abiertamente hostil.
"Esta novela viene a resumir un poco la fascinación de Nueva York por el éxito y, en cierta manera, es verdad que puede verse como una crítica a la clase burguesa. Pero es también una respuesta a la idea tradicional de lo que es la familia", ha aseverado, tras reconocer con sorpresa que en España ha sido uno de los pocos sitios en los que no se le ha preguntado por el 'síndrome de Peter Pan'.
"En 'Tan poca vida' hay un cuestionamiento de lo que significa ser adulto y los límites de la sociedad. Muchos hemos aprendido un concepto de familia que es el que nos ha rodeado, pero ahora, aunque la familia tradicional no esté muerta, surge otro concepto: la familia son aquellos con los que más nos sentimos unidos, no la consanguinidad", ha destacado.
LA VICTIMIZACIÓN Y LA BRUTALIDAD
Finalista del Man Booker Prize y del National Book Award, y aclamado por numerosos medios especializados, esta novela encontró no obstante una crítica en el prestigioso 'The New York Review of The Book', que cuestionaba la cultura del victimismo que propagaba la obra, en especial del mundo homosexual.
"Puede que haya una tradición muy larga de la tragedia en homosexuales, igual que la victimización de otros grupos minoritarios dentro del arte popular, pero aquí hablo de una persona que, no es que no encaje en ningún grupo, sino en sí mismo. Espero que este libro trascienda cualquier tipo de generalización sobre grupos", ha matizado Yanagihara.
Las más de mil páginas de esta novela fueron escritas en 18 meses en los que la autora alternaba noches de escritura con su trabajo como editora de una revista de viajes. Cuando llegó el momento de presentarle la novela a su editor, quiso acortar los pasajes más duros de la obra y reducirla en 300 páginas, algo inaceptable para Yanagihara.
"Le horrorizó por muchas razones, no sabía cómo abordar esos pasajes y pensaba que el lector no aceptaría tanto nivel de brutalidad. Pero yo lo defendí porque sé que el lector sí que aceptará lo que propone un escritor, siempre que confíe en su historia", ha señalado.
FOTOGRAFÍA DE PETER HUJAR
Centrar los abusos sexuales en un joven homosexual también fue un reto para la escritora, quien defiende que hay "un mayor desequilibrio" cuando se producen estos casos. "Lo que hace difícil estos abusos en hombres es que desde siempre se les alienta y se les empuja a hablar menos y con menos vocabulario que a las mujeres. Aunque saben que les puede pasar, no hablan tan abiertamente de ello", ha lamentado.
La fotografía de cubierta de la obra es de Peter Hujar, uno de los artistas que retrató el Nueva York de los años 70 y 80 y que está indisolublemente asociada a la novela. "El título de la fotografía es 'Orgasmic man' y me encanta lo que transmite, no sabes si ese hombre está sufriendo o gozando, pero tú sabes que estás cruzando uno de sus momentos de gran vulnerabilidad", ha aseverado.
En cualquier caso, Yanagihara ya ha empezado a pensar en sus próximos trabajos, que "en ningún caso" volverán a hablar de los abusos sexuales. "No estoy trabajando en nada en concreto, pero sí me interesaria escribir acerca del final del mundo occidental", ha concluido.